PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La APM recuerda la «Noche de los Cristales Rotos» de los nazis para condenar la agresión contra la casa de Llarena

Así quedo el portal del edificio en el que vive el magistrado Pablo Llarena en Barcelona tras el ataque de Arran.
|

«La pasada noche del 9 al 10 de noviembre hizo ochenta años de la conocida «Noche de los Cristales Rotos», en la que tropas de asalto de las SA, junto a grupos de civiles, desataron una oleada de ataques contra las personas y bienes de judíos, ante la pasividad, cuando no connivencia, de parte de la sociedad», así de descriptivo comienza la Asociación Profesional de la Magistratura (APM) el comunicado en el que condena la agresión contra el portal del edificio en el que el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, y su familia tienen su domicilio en Sant Cugat del Vallès, Barcelona.

La APM califica lo sucedido, como «un nuevo episodio en la deriva antidemocratica que se ha instalado en Cataluña». 

PUBLICIDAD

Un grupo de las juventudes de la CUP, Arran, arrojó varios botes de pintura contra el citado portal.

PUBLICIDAD

«Como las estrellas amarillas con las que se trató de marcar a los judíos, ahora se lanza pintura amarilla para señalar el domicilio de un Juez, al tiempo que dejar un aviso al mismo y a otros compañeros que están desempeñando allí sus funciones, sobre los problemas que en determinados territorios supone aplicar la Constitución y la ley«, añade la asociación mayoritaria de jueces, a la que pertenece Llarena.

«Evidentemente, no hemos llegado ni mucho menos a la situación antes descrita, pero el propósito que anima esta agresión es el mismo: imponer una idea por la fuerza, característica definitoria de todos los regímenes dictatoriales que en el mundo han sido. No lo van conseguir», afirma.

PUBLICIDAD

Y avanza que «los Jueces seguiremos ejerciendo nuestra función y adoptando todas medidas para garantizar el respeto a la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico, sin fisuras. Esa es la base de nuestro Estado de Derecho y fundamento de la convivencia pacífica».

La APM termina dando su apoyo a Llarena y a su familia.

PUBLICIDAD