PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Casado también pide la libertad de Zaplana, enfermo de leucemia

"por razones puramente humanitarias debería estar en un lugar que no ponga en peligro su vida”, ruega su familiaEduardo Zaplana, en una fotografía tomada unas semanas antes de ser detenido; ya se podía ver su deterioro físico debido a la leucemia que padecía.
|

El presidente del PP, Pablo Casado, también ha pedido la salida de la cárcel del exministro Eduardo Zaplana, que sufre leucemia y está en prisión preventiva desde hace seis meses.

Una petición que en los últimos dos meses ha hecho en varias ocasiones el expresidente del Gobierno José María Aznar, que está «muy preocupado» por él.

PUBLICIDAD

El líder del PP ha hecho estas declaraciones en una entrevista en Es Radio, donde ha recordado que esa salida ha sido «solicitada por los propios médicos».

PUBLICIDAD

Casado ha destacado que la enfermedad de Zaplana es grave y que hay «muchos mecanismos para que no haya ningún riesgo y la instrucción se pueda seguir haciendo».

El expresidente Aznar ha mostrado públicamente su “profunda preocupación” por la salud del exministro en varias ocasiones. Una de ellas el pasado 18 de septiembre durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados ante la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP.

PUBLICIDAD

Dijo que él no hacía “ninguna valoración desde el punto de vista jurídico”, pero que quería manifestar una “seria preocupación por una persona que padeciendo una leucemia está en esas circunstancias”.

Hace unos días, en Valencia, Aznar volvió a recordar que Zaplana está en prisión preventiva y «padece una leucemia con riesgo claro de muerte», y que esta situación debería resolverse «de una manera humanitaria y compasiva».

Precisamente, por “por razones humanitarias” el etarra Iosu Uribetxebarria Bolinaga fue puesto en puesta en libertad debido a un cáncer avanzado.

PUBLICIDAD

Bolinaga cumplía la pena máxima, 30 años, por varios delitos, entre ellos los asesinatos de tres guardias civiles, y por ser el carcelero del exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, el más largo de la historia de la banda terrorista.

Por motivos de saluddesde principios de noviembre, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz, de 69 años, cumple el resto de su condena por el caso Malaya en su vivienda.

PUBLICIDAD

«Hay agravios comparativos con otros casos que lo hacen más lastimoso», ha señalado hoy Casado, sin citar cuáles, y ha señalado que si no se ha pronunciado antes sobre este caso es porque no le habían preguntado.

El caso de Zaplana ha generado más reacciones de solidaridad, además de las citadas.

Por ejemplo, de la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra (Compromís), que ha destacado que «ninguna persona enferma pinta nada en una prisión». «Pero ninguna», ha recalcado.

Por su parte, el portavoz del PSPV-PSOE en Las Cortes Valencianas, Manolo Mata, ha manifestado que, a su juicio, el exministro Eduardo Zaplana no debería estar en prisión provisional, una medida que, como jurista, considera «excesiva».

HA PERDIDO 8 KILOS EN 14 SEMANAS

Eduardo Zaplana, de 62 años, se encuentra en prisión provisional, comunicada y sin fianza desde el pasado 24 de mayotras ser detenido en la ‘Operación Erial’, aún bajo secreto de sumario, por presuntos delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación.

PUBLICIDAD

Está interno en la cárcel de Picassent (Valencia).

El mismo día de su detención fue suspendido de militancia en el PP. Telefónica, para la que trabajaba desde 2008 en el área de Asuntos Públicos, también suspendió su relación laboral con él.

Según informó su familia en septiembre, Zaplana ha perdido 8 kilos en 14 semanas.

Cada quince días acude al Hospital La Fe de Valencia para someterse a distintas pruebas médicas y recibir tratamiento por la leucemia.

Al exministro y expresidente de la Generalitat valenciana Eduardo Zaplana le diagnosticaron leucemia en 2015 y, ese mismo año, fue sometido a un trasplante de médula.

Con anterioridad a su detención estuvo ingresado en distintas ocasiones en el Hospital La Fe de Valencia, donde ha sido tratado de diversas complicaciones derivadas de la inmunosupresión a la que está sometido.

En su historial médico figura un rechazo localizado en el estómago, una neumonía vírica en diciembre de 2016, una trombosis venosa profunda en enero de 2017, y una bronquiolitis aguda en marzo de 2018.

‘LA SALUD DE ZAPLANA EMPEORA EN LA CÁRCEL’

La defensa de Zaplana es ejercida por Daniel Campos, quien dejó de ser fiscal de la Audiencia Nacional en 2017, y es socio de Cortés Abogados.

Anteriormente estuvo representada por el bufete Milans del Bosch.

Hasta la fecha, la defensa ha presentado 4 recursos de reforma ante el Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia para pedir su puesta en libertad o el arresto domiciliario, alegando un “deterioro acusado” de su estado de salud, y cuatro de recursos de apelación ante la Audiencia Provincial. 

Los abogados del exministro advierten de que “todos los recursos y peticiones de libertad presentados hasta el momento responden a cada nuevo informe de los doctores que reflejan progresivamente un empeoramiento de su salud”.

Todos ellos han sido rechazados por la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de ValenciaMaría Isabel Rodríguez Guerola, y por el tribunal de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia, compuesto por María Begoña Solaz Roldán (presidenta y ponente), José Antonio Mora Alarcón y Alicia Amer Martín.

La familia ruega que «por razones puramente humanitarias debería estar en un lugar que no ponga en peligro su vida”. Manifiesta que “ya tendrá ocasión de defenderse de las acusaciones que se presenten contra él, pero aún no ha sido juzgado”.

“Es un derecho que asiste a cualquier ciudadano de nuestro país”, clama la familia.

La defensa alega no sólo razones humanitarias, sino también legales. Cita el artículo 508 de la ley de Enjuiciamiento Criminal, que además de supuestos de riesgo vital, recoge también de empeoramiento grave de la salud por razón de la prisión, supuestos en los que la ley acuerda la procedencia del arresto domiciliario.

Cabe también destacar que Zaplana y su esposa, Rosa Barceló, tienen los inmuebles y vehículos decomisados y las cuentas bancarias bloqueadas.

Un asunto sobre el que el abogado penalista Adolfo Prego manifestó en Confilegal que “sólo deberían bloquearse las propiedades que proceden del delito a los investigados”.

“No se puede tratar a la gente así. El señor Zaplana no es un etarra, ni un yihadista, ni un capo de la droga”, ha sentenciado.