PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Trapero confirma que avisó a Puigdemont de posibles “desórdenes públicos” el 1-O

Trapero reconoce que sabían que habría por parte de la gente "algún tipo de resistencia pasiva" Josep Lluis Trapero, exmayor de los Mossos de Escuadra, durante su declaración ante el Tribunal Supremo. Foto: Poder Judicial.
|

El veto del tribunal a la realización de preguntas al mayor de los Mossos de Esquadra Josep Lluís Trapero sobre una reunión celebrada el 28 de septiembre de 2017 entre el exGovern y mandos de la policía autonómica no ha impedido al fiscal Javier Zaragoza lograr durante interrogatorio, que el testigo termine confirmando que avisó al expresident Carles Puigdemont de posibles “desórdenes públicos” el 1-O.

Zaragoza ha preguntado a Trapero si recordaba haber remitido al exconsejero Joaquim Forn el 29 de septiembre -un día después de la citada reunión- un informe sobre posibles “escenarios” de cara a la jornada del referéndum sobre independencia.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Sí, el informe dice lo que dice”, le ha contestado Trapero, para añadir que recordaba que por las actuaciones previas de los Mossos conocía que podía haber algún tipo de respuesta en lo colegios electorales.

Ha explicado que conocían que habría por parte de la gente “algún tipo de resistencia pasiva” frente a las actuaciones policiales, “pero que en algunas zonas o barrios era previsible que esa resistencia activa tuviera un punto más, algo más allá de la resistencia pasiva”.

“Si esa situación seguía hacia adelante lo que podríamos encontrar es dos millones de personas intentando hacer algo frente a 15.000 policías que iban en sentido contrario”, ha añadido el testigo, por lo que la situación podría “desembocar en desordenes públicos”.

PUBLICIDAD

“¿Y quien estaba en esa reunión? ” le ha insistido Zaragoza, a lo que Trapero ha respondido “el president Puigdemont” antes de ser interrumpido por el presidente del tribunal, Manuel Marchena.

NO SE DIO DIRECTRIZ A LOS MOSSOS

De la reunión sí podía preguntar el abogado de Forn, Javier Melero, por ser una de las partes que solicitó el testimonio de Trapero en este juicio, y en éste sentido ha inquirido al testigo si desde el ex Govern se dio alguna directriz para actuar a los Mossos, a lo que Trapero ha respondido con un tajante “no”.

PUBLICIDAD

“No nos dieron alguna pauta en ese sentido, nos dijeron ‘hagan su trabajo'”, ha puntualizado.

PUBLICIDAD

La visión de Trapero sobre lo ocurrido en la citada reunión se considera central para apuntalar las acusaciones después de que otros testigos clave, entre ellos el comisario de Información de los Mossos Manuel Castellví, afirmara en sesiones anteriores que los mandos de la policía autonómica advirtieron ese día al propio Puigdemont, al exvicepresidente Oriol Junqueras y al exconseller de Interior Joaquim Forn de la posibilidad de que se produjera una “escalada de violencia” el día del referéndum independentista del 1 de octubre.

Los mandos se quejaron además de que desde la Generalitat se estaba mandando un “mensaje de tranquilidad” que no “atendía a la realidad”.

El tribunal impide al fiscal preguntar a Trapero sobre la reunión del 28-S con Puigdemont

El tribunal del “procés” independentista en el Tribunal Supremo ha impedido “por desbordar los límites del desarrollo de la prueba” que el fiscal Javier Zaragoza pueda interrogar al mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero sobre el contenido de la reunión celebrada el 28 de septiembre de 2017 en la que mandos de los Mossos d’Esquadra habrían advertido al expresident Carles Puigdemont y otros miembros de su Govern de la posibilidad de que en el 1-O se produjera una escalada de violencia.

La decisión ha sido adoptada por unanimidad de los siete magistrados de la Sala, ha informado el presidente del tribunal Manuel Marchena al inicio de la sesión de la tarde, después de una deliberación para la que se han aprovechado las dos horas habituales de receso para la comida.

La Sala, según ha explicado Marchena, entiende que el hecho concreto por el que Zaragoza pretendía interrogar a Trapero -la citada reunión y otra anterior celebrada también con Puigdemont el día 26 de septiembre de 2017- desborda los límites del desarrollo de la prueba establecidos en el artículo 708 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim).

PUBLICIDAD

Ha añadido que estos límites, en el caso de un testigo solicitado únicamente por la acusación popular ejercida por Vox, son aplicables no sólo a la defensas sino al resto de acusaciones que no solicitaron a este testigo, como son la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

Marchena ha señalado al fiscal Zaragoza que podía seguir preguntando pero de otros asuntos, ante lo cual el representante del Ministerio Público ha expresado su protesta porque las citadas reuniones forman parte de su escrito de acusación.

El motivo de la deliberación del tribunal derivaba del hecho de que la parte que solicitó la presencia de Trapero en el juicio y la primera en interrogar que es la acusación popular ejercida por el abogado Javier Ortega Smith en nombre de Vox, no haya preguntado sobre esta cuestión en particular durante su interrogatorio inicial, lo que limita el contenido de las preguntas que pueden realizar el resto de partes a este testigo.