PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un preso agrede a cuatro funcionarios de prisiones en 11 días

LA APFP VUELVE A RECLAMAR QUE "SE TOMEN MEDIDAS DE MANERA URGENTE PARA FRENAR LAS AGRESIONES" QUE SUFREN "A DIARIO", ANTES DE QUE SE TENGA QUE LAMENTAR UNA MUERTEArmas incautadas a internos durante registros aleatorios realizados por funcionarios de prisiones.
|

Un interno del Centro Penitenciario de Sevilla I ha agredido a cuatro funcionarios de prisiones en 11 días y ha provocado un incidente grave en su módulo, según ha informado a Confilegal la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

La última agresión se produjo ayer por la mañana, en el módulo de Enfermería de preventivos, durante una entrevista de “observación de riesgos de suicidio”.

PUBLICIDAD

«El interno comenzó a ponerse muy nervioso y agresivo, comenzó a gritar amenazas de muerte. El funcionario que estaba realizando la entrevista intentó apaciguarlo dialogando con él, pero lejos de
calmarse se lanzó hacia el funcionario con intención de agredirle y forcejearon», detalla el sindicato.

PUBLICIDAD

Otros trabajadores intervinieron y lograron reducir al interno.

Francisco Llamazares, presidente de la APFP, informa que el funcionario ha sufrido un esguince de rodilla.

PUBLICIDAD

El preso ha sido cambiado a un módulo de respeto.

Francisco Llamazares, presidente de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

Llamazares también señala que ayer en el mismo centro penitenciario, también se registró un incidente grave en el módulo 2, «un módulo difícil con 70 internos conflictivos».

Explica que un interno al que el juzgado deniega un permiso extraordinario, y otro preso que ya había producido recientemente un incidente igual en el módulo 7, se liaron a dar golpes a la oficina de los funcionaros, y reventaron los cristales.

PUBLICIDAD

Francisco Llamazares denuncia que en el centro penitenciario de Sevilla I los internos conflictivos que causan algún tipo de incidente, en vez de ser trasladados a otra prisión, simplemente cambian de módulo.

«Esto está convirtiendo a esta prisión de Sevilla I en un polvorín, ya que no se atajan los problemas, sino que se trasladan unos metros», advierte.

PUBLICIDAD

Llamazares apunta que «hay varios módulos donde trabajar cada día es más difícil, ya que los funcionarios que trabajan en dichos módulos, tarde o temprano, volverán a interactuar con internos que les hayan hecho sufrir algún incidente».

Además, advierte que la lectura que sacan de esto los internos es que son «prácticamente impunes», y que «cualquier agresión o incidente que causen no tiene consecuencias».

Cree que lo mejor es el “inmediato” traslado a otra prisión “para dar ejemplo”. “Si me pega y continúa en el mismo centro, el resto de los internos dice “le ha salido gratis” y se hacen más fuertes”, indica Llamazares.

También aboga por la aplicación de “un régimen más severo que el actual, en el que al agresor se le manda entre 10 y 15 días a aislamiento, donde está solo y continúa saliendo al patio”.

Propone que además del aislamiento, se le quiten durante un tiempo las visitas o se les restrinjan los permisos. “Si se les privara durante seis meses de la comunicación vis a vis o en locutorio, seguro que se lo pensaban”, apostilla Francisco Llamazares.

PUBLICIDAD

Francisco Llamazares informa que «a esta problemática en la cárcel de Sevilla I se suma, además, el grave problema generalizado de todas las prisiones de España, como es la escasez de funcionarios, con más de 3.000 plazas vacantes».

Dice que la carencia de personal en este centro penitenciario es de 68 puestos sin cubrir.

La APFP reclama una vez más un nuevo Protocolo de agresiones. Considera que el actual «para lo único que sirve es para maquillar las estadísticas sobre las agresiones que sufrimos los trabajadores penitenciarios».

Según informa, los ataques han aumentado desde que en 2017 comenzaron los recortes, y por el perfil de los internos, “algunos muy conflictivos y otros con patologías psiquiátricas”.

«Necesitamos un Protocolo que evite estas agresiones», reclama.

Solicita una normativa que analice y estudie por qué se producen las agresiones, sean verbales o físicas, y que se lleven a cabo las actuaciones necesarias para erradicar esta lacra.

Llamazares también destaca que “casi un 30% de los internos tiene problemas mentales y toma medicación psiquiátrica controlada”. Explica que muchos módulos tienen el Plan Integral de Salud Mental, pero lamenta que en España solo haya dos psiquiátricos de prisiones, en Alicante y Sevilla, porque considera que “hay internos que deberían estar cumpliendo condena en un psiquiátrico penitenciario, en vez de en la cárcel”.

Informa que además de estas agresiones, hace tres días también han sido agredidos 12 funcionarios de prisiones. Cinco en Puerto 3, uno de ellos con un fuerte golpe en el ojo; 4 en Las Palmas 2, que tuvieron que ser desplazados a un centro hospitalarios; y otros tres trabajadores en Aranjuez, uno de ellos ha acabado con un brazo en cabestrillo, otro con una lesión en la pierna y otro con una lesión muscular.

Recuerda también que el pasado 18 de marzo un compañero de la prisión Soto del Real fue apuñalado, en el hombro, el brazo y el costado, y también le hizo un corte en el cuello.

La APFP ve «fundamental» que se reconozca la condición de agentes de la autoridad a todos los trabajadores penitenciarios, para que este tipo de hechos «no queden impunes».

«Para no queden en una mera sanción disciplinaria y una multa económica por un delito de faltas”, añade.

Asimismo, reclama un estatuto propio que regule la especificidad de su trabajo.

Otra de sus reivindicaciones son «las mejoras económicas prometidas e incumplidas durante más de trece años».

Además, la APFP lleva reclamando desde hace años que se dote de pistolas táser, eléctricas, para evitar los ataques de internos extremadamente violentos.

«Nada de esto ha sido atendido, pero, además, con este grave problema que tenemos, se han sacado cursos de boxeo para los internos», denuncia Llamazares. «El mundo al revés», lamenta.

Noticias relacionadas:

Francisco Llamazares (APFP): ‘No se han tomado medidas para combatir las agresiones a funcionarios de prisiones; un día habrá una desgracia’