PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Fiscalía mantiene que el PP debe ser absuelto por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas

IU pide que el partido sea multado con casi 11 millones de euros'Observatori Desc' reclama una multa de 1 millón de euros para el PP, la suspensión de sus actividades por un plazo de un año y la prohibición de recibir donaciones por un plazo de 10. Foto: EP
|

La Fiscalía mantiene que el PP, la extesorera ‘popular’ Carmen Navarro, el abogado del partido Alberto Durán y el informático José Manuel Moreno deben ser absueltos por la presunta destrucción de los ordenadores que Luis Bárcenas usaba en el sede del PP, al entender que no existe la comisión de un delito de daños informáticos ni de encubrimiento.

Este juicio, que ha sentado en el banquillo al PP y a tres de sus empleados, llega hoy a su fin con las conclusiones de las partes, tras cuatro sesiones.

PUBLICIDAD

Hay tres acusaciones populares: Izquierda Unida junto a Justicia y Sociedad y Los Verdes; el ‘Observatori de Drets Humans’, y la Asociación de Abogados Demócratas por Europa.

PUBLICIDAD

La Fiscalía no presentó ninguna acusación.

Entiende que no hay «indicios relativos a ciertos extremos esenciales» y que la única versión sobre estos hechos es la de Bárcenas, que la considera «inverosímil y contradictoria».

PUBLICIDAD

Izquierda Unida y Adade han mantenido su petición de pena para los cuatro acusados.

Reclaman que el PP pague una multa de casi 11 millones de euros por dos presuntos delitos de daños informáticos.

Para Navarro, Durán y Moreno reclaman cuatro años y seis meses de prisión por estos dos supuestos delitos de daños en concurso con el de encubrimiento.

PUBLICIDAD

La otra acusación popular, la del ‘Observatori Desc’, ha endurecido su petición de pena al añadir otro presunto delito de daños informáticos.

En su escrito de acusación provisional sólo atribuyó a los acusados un delito de daños informáticos, pero tras la celebración del juicio, considera que hay que atribuir este delito por cada uno de los dos ordenadores que Bárcenas no recuperó.

PUBLICIDAD

Para la extesorera del PP pide cuatro años de cárcel por dos delitos de daños informáticos y encubrimiento, mientras que para el abogado y el informático reclama tres años y diez meses y tres años y ochos meses, respectivamente.

Para el PP también multiplica por dos su petición inicial. Ahora pide una multa de 1 millón de euros, la suspensión de sus actividades por un plazo de un año y la prohibición de recibir donaciones por un plazo de 10.

BÁRCENAS REITERÓ QUE LOS ORDENADORES CONTENÍAN INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE LA PRESUNTA CAJA B DEL PP

Bárcenas, que declaró la semana pasada como testigo, reiteró que los ordenadores contenían información adicional sobre la presunta caja B del PP.

Entre los distintos archivos que almacenaba se encontraba una hoja de cálculo que «completaban eso que se llaman mis papeles», aseguró en alusión a los conocido ‘papeles de Bárcenas’.

Por su parte, el partido sostuvo que los discos duros estaban vacíos cuando les aplicó un «proceso de borrado seguro» para cumplir la Ley de Protección de Datos, una vez que el extesorero dejó de trabajar en la sede de Génova.

PUBLICIDAD

El extesorero también afirmó que las demandas que ha interpuesto contra el partido y sus cambios de estrategia en los distintos procedimientos judiciales en los que se encuentra no tienen como principal objetivo «dañar al PP».

El extesorero, que se retiró de este procedimiento en septiembre de 2016, explicó que él siempre ha seguido las recomendaciones de sus abogados y que entregó un pendrive a la Audiencia Nacional con documentos relacionados con el PP, como puede ser la contabilidad opaca del partido, porque así se lo sugirió su entonces abogado Javier Gómez de Liaño para poder defenderse ante su imputación en el caso Gürtel.

El abogado Esteban Mestre, que ejerce la defensa del jefe de la Asesoría del PP, Alberto Durán, le recordó que poco antes de su despido salieron a la luz los conocidos ‘papeles de Bárcenas’, anotaciones que se identifican con una posible caja B de los ‘populares’, y que la documentación entregada en los juzgados se realiza una vez que es despedido e interpuesta una demanda contra el PP por este hecho y por el impedimento de recoger dichos ordenadores.

Mestre concluyó que su interpretación sobre el cambio de estrategia es «para dañar al PP».

«En absoluto, no se va buscando el perjuicio de absolutamente nadie», contestó Bárcenas, y añadió que sus anotaciones manuscritas sobre la contabilidad del partido no los «filtró» él, sino el exdiputado del PP Jorge Trías.

Dijo que los que realmente resultaron «perjudicados» por la publicación de los ‘papeles’ fue el extesorero fallecido Álvaro Lapuerta y él, pues, según señaló, se trata de una «información confidencial que no tiene ningún interés público».

«Ahora bien», añadió Bárcenas, «si contrato a un abogado y me dice que el camino es este… Es así».

Bárcenas insistió varias veces que aunque él sabía que se iba a dar a conocer que tenía cuentas en Suiza, no sospechaba en ningún momento que iba a ser despedido del partido y que por ello dejó los ordenadores en la Sala Andalucía, la sala de reuniones que usó como despacho cuando dejó la Tesorería del partido, cuando se marchó de «vacaciones» a Baqueira Beret.

«No podía imaginar la reacción», señaló, y recordó que informó sobre sus cuentas helvéticas «en una reunión» en la que, según afirmó, estaba presente el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

«Lo que se me dice antes de Navidades es que no me preocupe», destacó.

Asimismo, dijo que siempre ha tenido una «relación muy fluida y muy buena con todos los compañeros, incluido Rajoy» y que no quería «complicar la vida a nadie» para solucionar el problema de su despido.

Contó que pidió «a una persona del partido que hablara con el presidente» para poder llegar a un acuerdo en la cantidad que le correspondía y darse de baja.

Y dijo que no siente animadversión hacia el PP.

«El partido es un ente con el que no se puede uno enemistar», señaló el extesorero, tras lo cual explicó que eso no es motivo para no presentar denuncias contra dirigentes del PP, como Javier Maroto, con quien afirmó que no ha hablado «en la vida».

«Pero si alguien me difama, defiendo mis intereses», subrayó.

Noticias relacionadas:

El juez rechaza aplicar la ‘doctrina Botín’ y mantiene al PP en el banquillo por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas

Cospedal mantiene que no ordenó el borrado de los ordenadores de Bárcenas pero defiende que se aplicó el protocolo