El exhombre de máxima confianza de Ramírez revela que él hizo de puente con Sosa, pareja de Rosell
Héctor de Armas, exmano derecha del empresario Miguel Ángel Ramírez, durante su declaración, que tuvo lugar la mañana de ayer. Foto: Canarias 7.

El exhombre de máxima confianza de Ramírez revela que él hizo de puente con Sosa, pareja de Rosell

|
04/7/2019 06:19
|
Actualizado: 30/7/2020 10:03
|

La declaración de Héctor de Armas, exhombre de confianza del empresario Miguel Ángel Ramírez, ayer, ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias duró más de dos horas y media y no defraudó.

De Armas había sido administrador único de las empresas de Ramírez, Seguridad Integral Canaria, Grupo Ralons y miembro del Consejo de Administración de la U.D. Las Palmas, todo propiedad del empresario canario.

Éste afirmó que fue puente entre Ramírez y el periodista Carlos Sosa, pareja de la actual diputada por Unidas Podemos y magistrada en servicios especiales, Victoria Rosell. 

Para demostrarlo aportó una serie de pantallazos de conversaciones por WhatsApp que mantuvo con Sosa. Tres de ellas se expusieron en el plenario.

Las dos primeras tuvieron lugar el 5 de mayo de 2018. Y son dos conversaciones en distintas horas, muy definitorias.

En la primera, De Armas le envía a Sosa –que no es abogado, ni juez, ni jurista–, por encargo de Ramírez, un escrito de 24 folios en formato pdf, que había sido elaborado por el abogado del empresario en Madrid, José Antonio Choclán.

El objetivo de dicho documento era solicitar que se apartara a la fiscal de delitos económicos, Evangelina Ríos, de la causa 644/2014 –donde Rosell era competente, como titular del Juzgado de Instrucción 8 de Las Palmas–, en la que Ramírez estaba imputado por delitos de fraude contra la Seguridad Social y la Hacienda Pública por valor de 23,5 millones de euros.

Y también de la causa 10/2016, que era la que se seguía contra Alba desde el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, y que ha culminado en este juicio.  

La idea era que fuera presentado ante la fiscal jefe de la Fiscalía de Las Palmas de Gran Canaria, Beatriz Sánchez Carreras, y ante la magistrada Rosell.

Y que Sosa, pareja de la juez, «lo verificara».

El periodista dijo en el juicio que él era periodista y que no tenía ni idea de conocimiento jurídico.

En la conversación, mantenida entre De Armas y Sosa a través del WhatsApp, después de que el primero le enviara el documento al periodista este le contesta: «Demoledor». De Armas le responde «¿Te gusta?». Y Sosa le dice: «Me parece impecable y absolutamente rotundo. Documentado».

De Armas añade: «Gracias. Seguimos». Sosa termina: «Y en la línea que ha venido manifestando reiteradamente su señoría». 

Las relaciones entre la fiscal Ríos y la magistrada Rosell eran, y siguen siendo, de enemistad personal, lo que es público y notorio.

Dos horas y media más tarde, De Armas y Sosa volvieron a contactar vía WhatsApp.

El periodista –que no es abogado, ni juez, ni jurista–, le envía un mensaje importante: «Cuidado, que Choclán pide que Evangelina se aparte incluso de la 10/2016 [la causa contra Alba], en la que no interviene como fiscal sino como testigo. Es cierto que eso la contamina pero no se puede pedir que se aparte de esa causa, la de Alba. Lo pone en el encabezamiento».

A lo que De Armas, responde «Ok».

Pantallazo de los mensajes por WhatsApp que el 5 de mayo de 2018 se enviaron Héctor de Armas y Carlos Sosa y que fueron presentadas ayer como pruebas ante el tribunal.

EL TEXTO FUE MODIFICADO, TAL COMO INDICÓ SOSA

El texto, con la modificación «sugerida» por Sosa, fue presentado dos días después, el 7 de mayo de 2018, suprimiendo la petición de apartar a la fiscal Ríos de la causa de Alba, la 10/2016.

En la tercera conversación por WhatsApp que se expuso en la vista oral, y que tenía fecha de 30 de abril de 2018, a las 20:16 horas, Sosa le dice a De Armas, que también está imputado en la causa 644/2016, con Ramírez: «Sobre lo otro, el hombre del monte dice que ve difícil que lo empuren por ser quién es pero que hay motivos».

Sosa, durante el interrogatorio al que fue sometido antes de la intervención de De Armas, negó haber intercambiado WhatsApps con él sobre el procedimiento 644/2014. 

Estos no son los únicos pantallazos de conversaciones. En el documento notarial aportado al tribunal, dando fe de las conversaciones mantenidas por De Armas, por un lado, y Sosa, por el otro, que no se expusieron en la Sala, existen más ejemplos.

De Armas dejó claro que él, como hombre de confianza de Ramírez, era un mandado que cumplía sus órdenes.

CHANTAJEAR AL MAGISTRADO PARA QUE ARCHIVARA LA CAUSA CONTRA ÉL

Como había expresado en su escrito notarial, el exadministrador único de Seguridad Integral Canaria y el Grupo Ralons, repitió de viva voz lo que había escrito previamente: Ramírez le dijo que iba a emplear la grabación que había realizado como un «seguro de vida», para «chantajear» al magistrado Alba con el fin de forzarle a archivar la causa 644/2014. 

Porque Alba, dos meses después de asumir la dirección del Juzgado de Instrucción 8 de Las Palmas –vacante por la marcha de Rosell a la política–, le había impuesto una fianza de 35 millones de euros a Ramírez.

Dicha decisión tuvo una consecuencia muy dura para los negocios de Ramírez, que vivía de la liquidez crediticia de los bancos en el día a día, porque le cerraron ese grifo.

De Armas relató que una tarde, pasadas las 5, Ramírez entró en las oficinas del Grupo Ralons como «un niño en día de Reyes, diciendo ‘mira lo que tengo aquí’, enseñándole una memoria USB que puso el empresario en el ordenador de su despacho. La escucharon los dos juntos a la secretaria de Ramírez.

Sobre el contenido del audio, De Armas reconoció que se hablaba de Prosegur, por ser la empresa que era competencia de Seguridad Integral Canaria, así como de comentarios del tipo «la fiscal tendrá que joderse», «esto lo cierro o algo parecido», Salva, aquí estoy para lo que haga falta, soy un amigo», entre otras.

Explicó al tribunal que Ramírez le dijo que la grabación la «arregla» el técnico de Las Palmas Javier Angulo, «lo limpia y no se oye absolutamente nada (…). Con esto tenemos nuestro seguro de vida».

De Armas también relató que, según le comentó su jefe y el abogado José María Aranda, la transcripción que después presentaría Ramírez la hizo el propio Aranda y que posteriormente le contaron que habían tenido una reunión en el despacho del abogado con Sosa y la magistrada Victoria Rosell. 

Asimismo, afirmó que hubo una reunión en Madrid con el abogado Choclán, y en la que estuvo presente Carlos Sosa, donde éste aconsejó al presidente de la UD Las Palmas que presentara esa grabación para evitar que le imputaran un delito, motivo por el que la presentó en el Juzgado de Instrucción Número 8 de Las Palmas, cuya titularidad había asumido provisionalmente Carla Vallejo, amiga de Victoria Rosell.

Sosa, dijo, recibió la transcripción de la grabación durante la escala en Madrid de un vuelo que Ramírez hacía de Miami.

LA VERSIÓN DE SOSA

El periodista, en su deposición, adoptó la estrategia de la venda antes que la herida tratando de desacreditar a De Armas afirmando que «está desahuciado en lo personal y en lo económico”. 

El que fuera máximo responsable del Grupo Ralons reconoció que desde 2016 hasta la actualidad había sufrido dos infartos, un cáncer de próstata, una parálisis y una depresión grave.

Sosa reveló, durante su intervención, que De Armas vivía en una casa propiedad de Seguridad Integral Canaria, que estaba en liquidación, y de la que iba a ser desahuciado.

«No sé quién le dijo esto a Carlos Sosa, porque es una información privada. De todas formas, en unos sitios sale que me he quedado con 700.000 euros y otra gente dice que estoy desahuciado en la miseria. Es más bien lo segundo y si he confesado, nada tiene que ver con posibles favores de Alba o la fiscal», declaró De Armas después.

Sosa calificó «su relación» con Ramírez de «institucional».

«No he viajado nunca con el señor Ramírez, ni he cenado, ni he desayunado con el señor Ramírez», añadió, y negó tener «ninguna» tarjeta VISA ni de Ramírez ni de sus empresas.

Su relación, aseguró, se ciñó a un contrato de limpieza con una empresa de Ramírez y la contratación a una filial de Seguridad Integral Canaria de una alarma hasta 2012.

Terminó repitiendo el mismo relato que su pareja: la culpa de toda esta situación la tiene el exministro de Industria y Turismo por el PP, José Manuel Soria, que es el que está detrás de Alba.

Por la mañana declaró por videoconferencia como testigo Fernando Lázaro, periodista de El Mundo, en relación a la información que había publicado sobre Rosell.

Lázaro, uno de los periodistas más prestigiosos de España, aseguró que no había recibido ninguna rectificación por lo que había publicado.

«No he recibido ningún tipo de rectificación de lo que he ido publicando. Estaba todo en base a resoluciones judiciales», sostuvo el periodista, que se acogió a su secreto profesional para no revelar sus fuentes aunque apuntilló que para publicar esta información tocó «muchas fuentes jurídicas».

Lázaro explicó que la información sobre la juez Rosell era de «relevancia», ya que era una «candidata de postín» en Podemos.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales