Si el TSJM tumba la regulación de viviendas de uso turístico de Carmena, el Ayuntamiento está listo para elaborar nueva normativa
El objetivo del Ayuntamiento que presidía Manuela Carmena era restringir la existencia de los pisos turísticos en la "Almendra Central" de Madrid.

Si el TSJM tumba la regulación de viviendas de uso turístico de Carmena, el Ayuntamiento está listo para elaborar nueva normativa

|
01/9/2019 06:25
|
Actualizado: 02/9/2019 15:01
|

“Estamos preparados para darle a Madrid otra regulación diferente a las más de 9.500 viviendas de uso turístico que hay en Madrid”, según Mariano Fuentes, nuevo delegado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, ahora gobernado bajo un ejecutivo de coalición PP-Ciudadanos.

“Nosotros siempre hemos sido partidarios de regular el uso de estas viviendas turísticas bajo unos criterios de calidad, legalidad y de convivencia vecinal,. Esas podrían ser las bases de la nueva ordenanza municipal en materia de viviendas de uso turístico (vut) recurrido en los tribunales», avanzó Fuentes el pasado viernes.

Desde el consistorio madrileño se mantiene la esperanza de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) se pronuncie, el próximo 11 de septiembre, sobre dos recursos que solicitan la suspensión cautelar del Plan Especial de Hospedaje aprobado en julio del 2018 por el gobierno de Manuela Carmena para frenar la conversión de las viviendas en alojamientos turísticos con el objetivo de abordar su modificación.

Dicho Plan Especial generó una auténtica contienda judicial, con 11 recursos frente a esa normativa tan restrictiva.

De ellos, dos señalan la suspensión cautelar del mismo.

“Estamos preparados para darle a Madrid otra regulación diferente a las más de 9.500 viviendas de uso turístico que hay en Madrid”, apunta Fuentes

De acuerdo con el delegado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, ya se ha solicitado una reunión con la consejera de Turismo de la Comunidad de Madrid (el ejecutivo autonómico también está gobernado por una coalición PP-Ciudadanos), Marta Rivera de la Cruz, “porque tenemos muy claro que en este tema vamos a trabajar de forma conjunta”.

El Ayuntamiento va a trabajar en una nueva normativa “que sea realista, porque a día de hoy ninguna vivienda es legalizable debido a los requisitos que establece la normativa actúa”, apunta Fuentes.

El nuevo plan mantendría el uso terciario de las viviendas, esto es, un uso comercial, ya que generan beneficios para los propietarios que las ponen en alquiler.

Actualmente ninguna de las viviendas de uso turístico de la capital actúa con licencia urbanística, porque el Consistorio no ha otorgado ninguna desde que los propietarios están obligados a obtenerlas.

También apuntó a que “se va a vigilar  que las viviendas cumplan con todos los requisitos de accesibilidad, de iluminación, que las condiciones sean las óptimas en todos los sentidos en materia de vivienda turística.

Sobre la problemática judicial generada, una de las cuestiones que podría ser modificada tras ese fallo judicial sería la obligación de contar una entrada independiente a esa vivienda turística.

ENTRADA INDEPENDIENTE

Es la entrada independiente a este tipo de viviendas el principal desencuentro con el plan, ya que sí se mantendrá que la vivienda turística sea una actividad económica englobada dentro del uso terciario hospedaje.

Exigir accesos independientes es prohibir de facto todas, porque no lo cumplen y ninguna de ellas es legalizable por el plan de Carmena», indicó  Fuentes, quien ha indicado que habrá que «estudiarlo» y «modificarlo» en función del fallo del TSJM el 11 de septiembre.

En cuanto a las inspecciones que se realizan, Fuentes explicó que el Ayuntamiento de Madrid está trabajando para que “las plataformas que ofrecen alojamientos de viviendas turísticas en la ciudad de Madrid eliminen de su oferta aquellas que no tengan una licencia municipal y por lo tanto tengan una orden de cese de actividad”.

Según Fuentes, “desde finales de junio, con el nuevo equipo de Gobierno, la Agencia ha realizado 862 visitas. Además, desde septiembre de 2018 se han dictado un total de 800 órdenes de cese, de las cuales nos consta que ya se han recurrido 432 de ellas”.

Siguen activos 325 recursos.

El delegado indicó que no se han podido otorgar licencias nuevas de actividad puesto que “ninguna de las viviendas inspeccionadas cumple con un requisito que el Plan Especial de regulación de viviendas de uso turístico, del anterior equipo de Gobierno, considera fundamental, que dispongan de un acceso independiente”.

Desde el Ayuntamiento de Madrid se insiste en que este tipo de viviendas pueden generar problemas vecinales.

El Gobierno municipal pondrá en marcha diferentes  mecanismos que aseguren el cumplimiento de la reforma de la ley de propiedad horizontal, que obliga a tener el acuerdo de tres quintas partes de la comunidad de vecinos para establecer una vivienda turística.

UN POLÉMICO PLAN DE HOSPEDAJE 

El Plan Especial de Regulación de los Pisos turísticos está vigente en Madrid desde el pasado mes de marzo del 2019  tras la aprobación en un Pleno del Ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena, con los votos a favor de Ahora Madrid y PSOE.

Con la nueva norma, aquel alquiler turístico de más de 90 días pasará a ser una actividad comercial y necesitará una licencia. Además, se prohíbe la actividad en pisos sin acceso independiente desde la calle.

El llamado Plan Especial para la regulación de uso terciario en su clase de hospedaje (PEH) hace hincapié en aquellos arrendamientos temporales superiores a 90 días y limita el cambio de uso de edificios completos de residencial a terciario, sobre todo, en el centro de la capital.

Menos de 90 días de alquiler, el Ayuntamiento lo considera economía colaborativa.

Más de 90 días de arrendamiento, lo cataloga como actividad comercial, para lo que se necesitará una licencia de uso terciario de hospedaje, además de cumplir los requisitos propios de los alojamientos turísticos.

Los promotores de dicho plan, ahora recurrido lo definen en tres objetivos.

Por un lado, preservar el uso residencial en el centro urbano. En segundo lugar, equiparar las condiciones del uso terciario de hospedaje a cualquier otro uso terciario, ya sea comercial y oficinas.

Y un tercer objetivo de considerar la vivienda turística como de uso terciario de hospedaje, por lo que debe cumplir las mismas condiciones que cualquier otro establecimiento de hospedaje.

En definitiva,  una iniciativa polémica para combatir la masificación turística que acaba con el turismo.

Frente a los partidarios que indican que todas las grandes ciudades del mundo, en especial en Europa, están regulando esta situación, como en Ámsterdam o Venecia, sus detractores creen que necesita una regulación específica y no una prohibición total de este tipo de viviendas.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales