PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cifuentes se desmarca de la presunta financiación irregular del PP madrileño

Defiende que su actuación se ajustó siempre a la legalidad tanto en el PP como en la Asamblea de MadridLa expresidenta madrileña dice que nunca supo nada de la existencia de una caja B en el partido en la región, que ella no tenía competencias en materia de financiación de las campañas y que nunca manejó dinero.
|

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes afirmó ayer tras declarar como investigada en la Audiencia Nacional que su «principal participación» en la trama Púnica «fue personar al Gobierno de la Comunidad de Madrid como acusación particular en defensa de los intereses de los madrileños» cuando presidía la región.

Ha destacado que si algo hizo como presidenta «fue luchar contra la corrupción».

PUBLICIDAD

Así lo ha señalado en declaraciones a los medios de comunicación a su salida de la Audiencia Nacional, después comparecer ante el magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, y la fiscal Carmen García Cerdá.

PUBLICIDAD

La declaración duró unas tres horas, y un error de la Audiencia Nacional permitió escuchar 50 minutos de ella.

Se interrumpió en dos ocasiones porque, a pesar de no ser pública, se estaba escuchando en la sala de prensa por un error técnico. Finalmente, el juez decidió cambiar de sala.

PUBLICIDAD

Cristina Cifuentes se ha mostrado «satisfecha» con su declaración.

«Nunca tuve nada que ver con ese tipo de asuntos y muchas personas saben que si precisamente algo hice cuando fui presidenta de la Comunidad de Madrid y del partido fue luchar de manera implacable contra la corrupción», ha señalado.

Además, la expresidenta madrileña ha defendido que «siempre» puso en conocimiento de la Justicia los asuntos que encontró «que podían ser irregular», y ha citado expresamente «la presunta corrupción en el Canal de Isabel II», que se investiga en la causa ‘Lezo’ y la Ciudad de la Justicia.

PUBLICIDAD

Del contenido de su declaración, Cifuentes ha confiado en haber podido esclarecer «dos cuestiones que había que aclarar», su labor y función en el PP madrileño entre 2004 y 2008 y la adjudicación al Grupo Cantoblanco del contrato de gestión de cafetería de la Asamblea de Madrid en 2009 y 2011, cuando ella era vicepresidenta del parlamento autonómico y formaba parte de la mesa de contratación.

Sobre su papel en el PP, ha dicho que en primer lugar como secretaria de política territorial y con posterioridad como presidenta del Comité de Derechos y Garantías «sólo» participó en dos comités de campaña: los de las autonómicas de 2007 y las generales de 2008.

PUBLICIDAD

Ha dicho que en ambas su labor fue «exclusivamente la movilización territorial».

«En ninguno de esos años ni en los comités de campaña ni en el partido tuve ningún tipo de responsabilidad ni ningún tipo de participación o actuación referida a la administración, la gestión económica o la financiación del partido ni de sus campañas», ha señalado.

Sobre la adjudicación, Cifuentes sostiene que ha podido explicar ante el juez y la Fiscalía Anticorrupción que «la actuación fue absolutamente ajustada a la legalidad, siempre contando con el respaldo de todos los informes técnicos, jurídicos e informes que avalaban esas decisiones».

Ha precisado que fueron adoptadas «por unanimidad» de «14 personas, la mitad políticos y la otra mitad técnicos».

«Yo no elaboré ni participé en la elaboración del pliego de los concursos, y fueron los técnicos los que establecieron las baremaciones que conforme a la legalidad correspondían y por tanto, mi actuación fue completamente ajustada a la legalidad y correcta», ha explicado.

PUBLICIDAD

Cifuentes espera que «tras una sesión larga y muchas explicaciones, este tema quede claro».

«Yo no he tenido nunca nada que ver con ese tipo de asuntos», ha recalcado.

Cifuentes ha sido interrogada en el marco de la pieza número 9 del caso Púnica que indaga en si el PP que presidió Esperanza Aguirre se financió ilegalmente las campañas electorales de 2007, 2008 y 2011.

En ella también está imputada la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre, cuya comparecencia está fijada para el próximo 18 de octubre.

El auto del magistrado atribuye a Esperanza Aguirre «un papel decisivo y esencial» en la presunta financiación irregular del PP de Madrid, hasta el punto que sospecha que fue quien «ideó la búsqueda de recursos» para costear las campañas que ella elegía.

Aguirre ha dicho que irá a declarar «con mucho gusto» para defender su inocencia, también ha negado cualquier vinculación con la trama Púnica y ha asegurado que el contenido del auto por el que se le imputa es «completamente falso» en lo referente a ella.