PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Fiscalía denuncia a un exjefe de mantenimiento de Doñana por presunta malversación y falsificación

|

La Fiscalía Provincial de Sevilla ha formulado una denuncia contra el que fuera jefe del Servicio de Mantenimiento de instalaciones y parque móvil de la Estación Biológica de Doñana (EBD), desde 2003 a 2018, por presuntos delitos de malversación y falsificación de documentos y, tras el reparto, será el Juzgado de Instrucción 10 de Sevilla el que investigue los hechos.

Según han informado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el pasado 8 de noviembre el citado juzgado incoó diligencias previas y ha dado traslado a la Unidad de Policía Adscrita para que investigue los hechos de una causa que “ha sido declarada compleja”.

El escrito consultado recoge que la Fiscalía incoó el pasado mes de mayo diligencias de investigación criminal como consecuencia de la documentación enviada por la Presidencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Todo ello después de que en junio de 2018 cambiara la gerencia y el jefe de ese servicio y ambos comprobaran que “no existía un programa informático de compras y pedidos”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Que no era obligatoria la solicitud de compras validadas por ningún responsable para la adquisición de material y que las facturas de reparaciones, de las instalaciones, no iban acompañadas de un presupuesto previo”.

De igual modo, tampoco había “copia de contrato alguno suscrito con la EBD para el mantenimiento de las instalaciones; se pagaron facturas por trabajos no realizados y se firmaron contratos de mantenimiento de la misma instalación con más de una empresa”, según ha adelantado el diario ABC.

En la denuncia, la Fiscalía recoge que desde 2011 a 2017 el servicio de mantenimiento fue realizado por una entidad, en la que “solo existió como contratada una persona porque un segundo trabajador había cesado de sus actividades”.

No obstante “se había seguido abonando a dicha entidad las mismas cantidades estipuladas”.

PUBLICIDAD

De igual forma, “se observaron servicios duplicados prestados por otras empresas directamente contratada por el denunciado, servicio que o bien estas o la empresa de mantenimiento no realizaba”.

A su vez, el servicio de jardinería era realizado por una sola persona y se detectaron tres facturas por importe de 907 euros que, analizadas en relación con las horas realizadas, resulta que “media hora de trabajo era pagada a más de 120 euros”.

En cuanto a las facturas de suministros, la denuncia recoge que fueron encontradas varias pendientes de pago, alcanzando el total a 3.444 euros.

PUBLICIDAD

Al respecto, el nuevo gerente solicitó a la empresa encargada información de los pedidos para proceder a su abono sin que esta “haya vuelto a reclamar su pago”, por lo que creen que “las facturas son falsas, ya que no se llegó a entregar ningún material”.

“AUTÉNTICA FARSA”

Sobre el servicio de Incendios la Fiscalía señala directamente que era “una auténtica farsa”, ya que una reciente revisión realizada por una empresa distinta “pudo constatar que el mismo no se controlaba desde hacía varios años”.

PUBLICIDAD

Indicando además que “se pagó material a otra compañía por suministro de productos de electricidad que no se habían realizado”.

Del mismo modo, el Ministerio Fiscal sostiene en la denuncia que a lo largo de 2017 “se pagaron 225.000 euros en concepto de reparaciones de vehículos de parque móvil”.

En concreto, ha asegurado que “tres talleres de Sevilla facturaron entre 2014 y 2018 hasta 500.000 euros por el concepto anterior, dándose la coincidencia que los tres pertenecen a personas de la misma familia”.

PUBLICIDAD

Así como que fueron vendidos coches al dueño de uno de estos talleres pese a que iban a ser dados de baja y que “un solo vehículo acumuló reparaciones por importe de 35.000 euros en dos años”.

Al respecto, aseguran desde la Fiscalía que “la mayoría de estas facturas en relación a estos servicios de mantenimiento son falsas y corresponden a trabajos no realizados o a trabajos con importes inflados fraudulentamente”.

DESTRUCCIÓN DE INFORMACIÓN

Además, remarcan que el denunciado “habría podido destruir información sensible sobre sus ilícitas actividades que se encontraban en el disco duro de los ordenadores que manejaba”.

Así como “impidió, pese a encontrarse de baja médica y pese a que fue cesado de sus funciones, el acceso a su despacho no facilitando, de otra parte, las claves de los citados ordenadores”.

Por último, la Fiscalía señala que el denunciado “adquirió tres tabletas I Pod por un importe de 698,00 euros que abonó con fondos de la Estación Biológica de Doñana y cuyo destino se ignora”.

Por todo ello, el Ministerio Fiscal ha remarcado que los hechos podrían ser constitutivos de delitos de malversación de caudales públicos y falsedad documental, motivo por el que eleva la denuncia a los juzgados.