PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Gobierno aprueba el proyecto de Ley de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia

Amplía la prescripción de abusos sexuales a menores, empezará a contar a partir del momento en que la víctima cumpla 30 años y no 18, como ocurre ahoraniñoLa futura Ley se conoce como 'Ley Rhodes' por el pianista británico James Rhodes, que sufrió abusos sexuales cuando era un niño y que ha luchado por la aprobación de esta norma. Foto: EP
|

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el proyecto de Ley orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia, para su remisión al Congreso y que inicie su tramitación parlamentaria.

Aumentará el plazo de prescripción del delito de abuso sexual a menores, de forma que este empezará a contar a partir del momento en que la víctima cumpla 30 años. Actualmente, empieza a contar cuando la víctima cumple 18 años y los delitos prescriben entre 5 y 15 años después, dependiendo de su gravedad.

No obstante, asociaciones de víctimas de abusos lo consideran insuficiente y han reclamado que el plazo empiece a contar cuando la víctima cumpla 40 años.

Este anteproyecto de Ley también plantea, entre otras cosas, crear en los colegios la figura del “coordinador de bienestar y protección”, y establecer en los centros escolares protocolos de actuación frente a indicios de “acoso escolar, ciberacoso, acoso sexual, violencia de género, suicidio, autolesión y cualquier otra forma de violencia”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El anteproyecto de la Ley de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia fue aprobado en Consejo de Ministros el 28 de diciembre de 2018. Después quedó pendiente con el anuncio de elecciones generales en 2019, y posteriormente debido a la pandemia.

Establece un concepto de violencia amplio que abarca toda forma de perjuicio o abuso físico, psicológico o emocional, incluidas las agresiones o abusos sexuales, los castigos físicos, el descuido o el trato negligente.

El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha explicado en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que la presentación hoy de este proyecto de ley ha sido gracias al trabajo coordinado del Ministerio de Interior con Justicia, Educación y con las “aportaciones” del Ministerio de Igualdad.

PUBLICIDAD

Ha destacado que es una ley fundamental para proteger “por fin” los derechos de la infancia en España y ha asegurado que se van a “esforzar mucho” en el trámite parlamentario para que sea “una ley de amplio consenso”.

“Las ideologías no tienen que separarnos a la hora de contar con una normativa que proteja a los niños, niñas y adolescentes en España frente a la violencia”, ha subrayado.

PUBLICIDAD

Iglesias confía en que “el trámite de enmiendas puede contribuir a mejorarla” la futura ley, incluyendo a través de los grupos parlamentarios algunas aportaciones para completarla.

Iglesias, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

DEBER DE DENUNCIAR AL CÓNYUGE

La futura Ley obligará a denunciar al cónyuge y a los familiares cercanos de la persona que haya cometido un hecho delictivo cuando se trate de un delito grave cometido contra una persona menor de edad.

En general, establece que se generaliza el deber de comunicar cualquier situación de violencia sobre niños o adolescentes a la autoridad aun cuando no sea delito, especialmente entre aquellos colectivos profesionales que tengan un contacto habitual con personas menores de edad.

PUBLICIDAD

Se creará un Registro Central de Información sobre la violencia contra la infancia, así como unidades especializadas en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y se dará formación especializada a jueces y fiscales para proteger a los niños y niñas de la violencia.

También se prevé una jurisdicción específica para estos delitos.

Asimismo, los centros de menores deberán fijar protocolos de prevención obligatorios, con planes específicos de prevención y detección precoz ante posibles casos de trata con fines de explotación sexual de menores.

Esta medida iría dirigida a evitar casos como el que está investigando la Fiscalía sobre la presunta explotación sexual que sufrieron 16 menores tutelados por el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS).

Además, según dicho texto, se obliga a los jueces de instrucción a recurrir a la prueba preconstituida cuando la víctima tenga menos de 14 años. Con ello se pretende evitar la “victimización secundaria”, para que el menor o persona con discapacidad no se vea expuesta a narrar de forma reiterada a lo largo del procedimiento penal los hechos traumáticos que ha sufrido o presenciado.

PRIVACIÓN DE LA PATRIA POTESTAD

Además, configura como obligatoria la imposición de la pena de privación de la patria potestad a los penados por homicidio o por asesinato en dos situaciones: cuando el autor y la víctima tuvieran en común un hijo y cuando la víctima fuera hijo del autor.

Igualmente, concede nuevos derechos de las víctimas de delitos de violencia de género cuando el autor de los hechos sea una persona menor de dieciocho años en línea con el Estatuto de la víctima del delito.

En cuanto a la sustracción de menores, se introduce como posible sujeto activo en el tipo penal el progenitor que únicamente tenga en su compañía a la persona menor de edad en un régimen de estancias.

AMBOS PROGENITORES DECIDIRÁN LA RESIDENCIA

Por otro lado, se atribuye a ambos progenitores la facultad de decidir el lugar de residencia de los hijos menores de edad.

Así, se requerirá consentimiento de ambos o autorización judicial para el traslado del menor, con independencia de la medida que se haya adoptado en relación a su guarda o custodia, salvo suspensión o privación de la potestad o atribución exclusiva de dicha facultad a uno de los progenitores.

También se prohíbe la publicidad que por sus características pueda provocar en personas menores de edad la adopción de conductas violentas sobre sí mismas o sobre terceros, así como los que integren una serie de estereotipos de carácter sexista, racista, estético o de carácter homofóbico o transfóbico.

Además, se da una nueva regulación a los delitos de odio, incorporando la edad como causa de discriminación, tanto sobre los niños y adolescentes, como sobre las personas de edad avanzada e incluyendo la aporofobia y la exclusión social dentro de estos tipos penales.

También incluye nuevos tipos delictivos para evitar la impunidad de conductas realizadas a través de medios tecnológicos y de la comunicación, que producen graves riesgos para la vida y la integridad de las personas menores edad, así como una gran alarma social, como las que promuevan el suicidio, la autolesión o los trastornos alimenticios entre personas menores de edad.

Y se regula el canal específico de denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos para garantizar una adecuada protección del derecho fundamental a la protección de datos personales y la rápida retirada de Internet los contenidos que atenten gravemente contra el mismo.

Junto con estas medidas, el texto prevé promover la “parentalidad positiva”, la adquisición de competencias emocionales, de negociación y resolución de conflictos en base a la situación y necesidades de los progenitores, o en su caso, de las personas tutoras o guardadoras o acogedoras.

IGLESIAS PIDE PERDÓN A LAS VÍCTIMAS PARA LAS QUE ESTA FUTURA LEY LLEGA TARDE

Pablo Iglesias ha aludido a la película ‘El Bola‘, que le “revolvió las tripas” hace 20 años y que “fue capaz de poner encima de la mesa una tarea pendiente”, la necesidad de “dotarse de instrumentos de proteger a niños” de la violencia.

Para el vicepresidente, es “un orgullo” presentar esta norma con la que el país se va a colocar “al nivel de los estándares internacionales más altos en protección a la infancia”.

También ha agradecido la labor de concienciación de los trabajadores de servicios sociales, así como el trabajo de las ONG y organizaciones de la sociedad civil “que llevan décadas defendiendo los derechos de la infancia” y el del pianista James Rhodes, que sufrió abusos sexuales en su infancia.

Precisamente, por él esta futura ley se conoce como ‘Ley Rhodes’.

“James Rhodes escribía que si comparásemos la vida con correr un maratón, los abusos sexuales en la infancia tienen el efecto de quitarte una de las piernas y cargarte con una mochila llena de ladrillos”, ha señalado Iglesias.

El vicepresidente ha pedido “perdón” a todas las personas que han sido víctimas de violencia y abusos sexuales en la infancia, para los que “llega tarde” esta Ley.

A partir del minuto 25 de este vídeo puede ver la presentación del vicepresidente de este proyecto de ley: