PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En un “chat” entre Marta Flor y el exjefe jurídico de Podemos se habla de “planes de boda” con el fiscal

La conversación fue por chat, entre José María Calvente, entonces jefe jurídico de Podemos, y la abogada Marta Flor, que trabajaba a sus órdenes. Afloro el tema "Iron Man" y planes de boda.
|

El escándalo de la “relación íntima” entre la abogada de Podemos en el caso Tándem –la investigación sobre el comisario de Policía de José Manuel Villarejo, ahora dividida en 25 causas diferentes–, Marta Flor, con el fiscal anticorrupción, Ignacio Stampa, continúa arrojando malestar, a día de hoy, en la formación de Pablo Iglesias. 

Y siguen aflorando detalles, como la conversación de chat que mantuvieron el 19 de junio de 2018 la letrada y el exjefe jurídico de Podemos, José Manuel Calvente, en el que hablan abiertamente de “Iron Man”, -el nombre en clave de Stampa-. 

Ella reconoce tener que “enfriar relaciones”, y sus comentarios sobre “boda y esas cosas” en un encuentro en Valencia entre todos los abogados de Podemos, lo que supuso un conflicto en el Equipo Legal:

José Manuel Calvente: Me he perdido algo sobre Ironman? No entiendo eso del perfil bajo y lo de enfriar relaciones…

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Marta Flor: No, no te has perdido nada, es porque soy una bocazas, por lo de Valencia seguramente.

JMC: Pero no entiendo.

MF: O eso o que Alejandro le he dicho que estamos de mensajitos.

PUBLICIDAD

JMC: Por lo que comentaste en Valencia? De la boda y esas cosas?

MF: Sí eso debe ser.

JMC: Tranquila Marta. No pasa nada. Tu estás por encima de estas cosas.

PUBLICIDAD

Eran días de vinos y rosas. Sin embargo, las idas y venidas de Marta Flor al despacho del fiscal Stampa acabaron por caldear el ambiente en el equipo jurídico del partido que “no veía con buenos ojos” que la letrada “mantuviera una relación íntima con Stampa”, y que además, planteara “pasar” información a la Fiscalía Anticorrupción de los asuntos del partido. 

PUBLICIDAD

El grupo de letrados no consentía que Flor pudiera aportar información confidencial a Stampa de los casos que tenían entre manos, aunque ella, en varias ocasiones, “hizo alusiones a esta posibilidad”.

Calvente como delegado de Protección de Datos de Podemos vigilaba que se cumpliera escrupulosamente con la confidencialidad de los asuntos, pero finalmente perdió la confianza en Flor, y éste decidió apartarla, paulatinamente, de casos importantes por “su falta de discreción”, y “su relación con Stampa” que “nunca negó”.