PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cartas desde Londres: Los tribunales ingleses y el COVID-19, “Keep calm and carry on judging”

Mantenga la calma y continúe administrando Justicia dice el cartel.
|

En España, el debate respecto de las medidas excepcionales adoptadas por el Ministerio de Justicia como consecuencia de la pandemia del COVID19, ha encontrado encendidas respuestas por parte de los diferentes sectores afectados, destacando algunas voces muy críticas sobre asuntos tan relevantes como la discusión sobre si continuar haciendo uso de la toga en estrados o, por el contrario, dejar a un lado esta indumentaria definitivamente.

Por este motivo y, siendo un ejercicio saludable observar qué hacen en otros países ante idénticos problemas derivados del maldito virus, hoy veremos qué decisiones han tomado los tribunales de Inglaterra y Gales, la mayor jurisdicción dentro del Reino Unido y una de las más prestigiosas internacionalmente, para seguir operando a pesar las circunstancias.

El imperio de la ley no entiende de pandemias

Fieles a su famoso pragmatismo y su interés por no dejar las cosas para mañana, el sistema judicial inglés parece haber hecho suya la canción de Queen, “The show must go on” (“el espectáculo debe continuar”), tratando de evitar interrupciones en el funcionamiento de los órganos judiciales y particularmente asegurar la celebración de las vistas señaladas.

En efecto, con la prioridad de que el COVID19 afectara cuanto menos fuera posible al sistema de justicia, el “Servicio de Juzgados y Tribunales de Su Majestad” (abreviado “HMCTS” en inglés), organismo responsable de la Administración de los tribunales en Inglaterra y Gales, ha puesto, desde el primer momento, todo su énfasis en evitar como fuera el parón judicial mediante el uso de las tecnologías y del sentido común.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sin suspensiones procesales y con los funcionarios trabajando desde casa

A principios de marzo de 2020, el “Lord Chief Justice”, (equivalente al presidente del Poder Judicial inglés) anunció que, por defecto, todas las vistas y audiencias, incluidos los juicios, se efectuarían a distancia, siempre que esto fuera posible.

Para ello, se publicó la guía de recomendaciones de los Tribunales, constantemente actualizada y el “Protocolo de Audiencias a Distancia” (“Remote Hearings Protocol”) para todos los procesos seguidos ante los tribunales civiles mediante el uso de programas informáticos como “BT”, “MeetMe”, “Skype for Business” o el célebre “Zoom”.

En el caso de la jurisdicción civil, se publicaron unas nuevas reglas procesales, como es la Orientación Práctica 51Y (“Practice Direction 51Y”) que establece, entre otras medidas, la obligación de los juzgados de tramitar los casos con la mayor rapidez y diligencia, sin suspensión de actuaciones a no ser que sea absolutamente necesario. De esta manera, la mayoría de los órganos judiciales ha continuado su actividad ordinaria, sin aplazamientos ni suspensiones.

Y es que, a diferencia de España, todo el personal de los juzgados ingleses, incluidos jueces y magistrados, han seguido trabajando normalmente desde sus respectivos domicilios, tramitando de forma ordinaria la documentación procesal por medios electrónicos, tal como harían en la sede del tribunal.

PUBLICIDAD

Es igualmente significativo que, advertidas las consecuencias económicas de la pandemia para determinados sectores, se haya dotado de una mayor capacidad de gestión procesal a través de estos medios electrónicos al Tribunal Superior de Londres, (“High Court”) ubicado en el edifico Rolls, donde se encuentra la sección mercantil (“Commercial Court”), marítima (“Admiralty Court”) o de construcción (“Technology and Construction Court”), entre otras.

Como curiosidad, siempre que no concurra alguna razón que justifique su celebración a puerta cerrada, de conformidad el principio de “Justicia Abierta” (“Open Justice principle”), las vistas judiciales han seguido siendo públicas, ya fuera permitiendo el acceso a los medios de comunicación a través del sistema de grabación del tribunal, transcripciones o incluso mediante su retransmisión en directo en internet mediante sistemas de “streaming”.

El caso particular de la jurisdicción penal: más medios y un 90% de las vistas celebradas

Por sus implicaciones, en el orden jurisdiccional penal, el sistema de justicia inglés habilitó la “Kinly Cloud Video Platform”(abreviada como “CVP”, en inglés), una plataforma de acceso a distancia, permitiendo que todos los jueces y los tribunales ingleses hayan seguido celebrando el 90% de las vistas señaladas, facilitando que se siga impartiendo justicia especialmente en casos de prisión preventiva, detenciones, libertad bajo fianza, violencia doméstica o audiencias para el dictado de sentencia, que en Inglaterra se hacen en sala.

PUBLICIDAD

El CVP es un programa que se conecta de forma segura a la red de vídeo propia del sistema de justicia que une las comisarías y prisiones con los tribunales, y a la que se puede acceder mediante ordenador, “tablets” o cualquier dispositivo habilitado para internet que cuente con una cámara y un micrófono.

Además, el HMCTS diseñó una extensa guía específica para los abogados intervinientes en asuntos penales intervinientes mediante CVP que incluye la asistencia a detenidos en dependencias policiales o en prisión, el sistema de notificaciones de las audiencias ante los tribunales penales (“Magistrates’ Court” y “Crown Court”), el intercambio de documentación o el uso de intérpretes, entre otros aspectos. Para un mejor seguimiento de las posibles incidencias, la página web del ministerio de justicia inglés ofrece desde el día 24 de abril de 2020 una actualización diaria de la situación de los juzgados y de cada uno de los tribunales.

PUBLICIDAD

A todo ello, además la administración de justicia estableció una red de casi 160 tribunales prioritarios para asegurar que el sistema penal siga funcionando con eficacia durante la pandemia, esto es, un 42% de los tribunales de este orden jurisdiccional han seguido operativos. 

Aunque es evidente que el sistema judicial inglés tiene también graves problemas y no está exento de críticas, no deja de ser cierto que en el ámbito judicial se ha apostado claramente para que la administración de justicia siga funcionando durante la pandemia a través de los medios técnicos disponibles. Como señaló recientemente el Juez Guy Kearl QC, del Tribunal de la Corona en la ciudad de Leeds:

“En tiempos de incertidumbre, la confirmación de que el imperio de la ley perdura y se hará justicia es una fuente de profunda tranquilidad para todos”.

PUBLICIDAD

Y ahora, por favor, sigan ustedes discutiendo si toga sí o si toga no.

por Josep Gálvez.

Letrado en Del Canto Chambers (Londres) y socio director de la firma GALVEZ PASCUAL (Barcelona), Josep Galvez es un abogado especializado en litigios complejos y arbitrajes internacionales. Desempeñó una gran parte de su carrera como Magistrado-Juez y compatibiliza su práctica profesional con la docencia en la Universidad de Barcelona y en ISDE. Es igualmente miembro de la Honourable Society of Lincoln’s Inn, la International Bar Association y de los Ilustres Colegios de Abogados de Madrid y Barcelona.
Para comentar, suscríbete
Si ya eres suscriptor, Inicia sesión