PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

EE UU demanda a Google por presuntas prácticas monopolísticas de su buscador

Se han sumado a ella los fiscales generales de los estados de once estadosDesde el gigante tecnológico, que controla cerca del 80% de las búsquedas en internet en EE UU, afirman que la demanda "es profundamente defectuosa", ya que la gente usa Google "porque así lo desea, no porque se vea obligada a hacerlo o porque no pueda encontrar alternativas". Foto: Pixabay
| | Actualizado: 21/10/2020 14:53

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y once estados han presentado una demanda antimonopolio contra Alphabet, la compañía matriz de Google, por presuntas prácticas monopolísticas de su buscador, en el que se realizan el 80% de las búsquedas en ordenadores y el 90% en móviles.

«El Departamento de Justicia, junto con once fiscales generales estatales, ha presentado una demanda civil antimonopolio en el Tribunal de Distrito de EE UU  del Distrito de Columbia para evitar que Google mantenga ilegalmente monopolios a través de prácticas anticompetitivas y de exclusión en los mercados de búsquedas y publicidad de búsquedas, así como para remediar los daños a la competencia», informó ayer el Departamento de Justicia.

El fiscal general de EE UU, William P. Barr, ha señalado que «actualmente, millones de estadounidenses dependen de Internet y las plataformas en línea para su vida diaria», que la competencia en esta industria es de vital importancia, por lo que el desafío contra «Google, el guardián de Internet, por violar las leyes antimonopolio es un caso monumental tanto para el Departamento de Justicia como para el pueblo estadounidense».

El Departamento de Justicia de EE UU afirma en la demanda que durante años Google ha representado casi el 90% de las búsquedas ‘online’ en los Estados Unidos y ha utilizado tácticas anticompetitivas para mantener y extender sus monopolios en búsquedas y publicidad basada en búsquedas al celebrar una serie de acuerdos de exclusión que bloquean colectivamente las vías principales a través de las cuales los usuarios acceden a los motores de búsqueda y, por lo tanto, a Internet, al exigir que Google se establezca como el motor de búsqueda general predeterminado en miles de millones de dispositivos móviles y computadoras en todo el mundo y, en muchos casos, prohibiendo la preinstalación de un competidor.

PUBLICIDAD

Esta demanda, a la que se han unido los fiscales generales de los estados de Arkansas, Florida, Georgia, Indiana, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri, Montana, Carolina del Sur y Texas -todos ellos replublicanos-, representa hasta la fecha el mayor caso contra la compañía en su propio país, después de que la Comisión Federal de Comercio de EE UU cerrase en 2013 sin presentar cargos su investigación sobre la compañía por presunta conducta monopolística.

Fuera de EE UU, la empresa que dirige Sundar Pichai, ha sido multada hasta en tres ocasiones por las autoridades de Competencia de la UE, la última vez en marzo de 2009, con 1.490 millones, por abuso de posición dominante, elevando el importe agregado de las sanciones hasta los 8.250 millones de euros.

PUBLICIDAD

El fiscal general adjunto del Departamento de Justicia, Jeffrey Rosen, ha manifestado que esta demanda supone «un hito, pero no un punto final», y ha advertido que el Departamento de Justicia continuará investigando la conducta de las plataformas de Internet en busca de posibles abusos.

En una rueda de prensa ha explicado que la demanda subraya que Google sustenta su papel de «principal guardián de acceso» a internet a través de «una red ilegal de acuerdos exclusivos que daña a los competidores». Entre ellos, citó el pago de miles de millones de dólares a Apple para situar el motor de búsqueda de Google como el básico en sus iPhones, y la prohibición de integrar motores de competidores mediante contratos especiales.

Con estas prácticas, agregó Rosen, la compañía «ha ahogado la innovación y la creación de nuevos Google».

PUBLICIDAD

Rosen ha apuntado que igual que en las acciones antimonopolio contra AT&T en 1974 y contra Microsoft en 1998, el Departamento de Justicia está aplicando nuevamente la ‘Ley Sherman’ con el objetivo de restaurar el papel de la competencia y abrir la puerta a la próxima ola de innovación, esta vez en mercados digitales vitales.

LA MULTINACIONAL DICE QUE LA DEMANDA POR MONOPOLIO NO AYUDARÁ A LOS CONSUMIDORES

Por su parte, desde multinacional, fundada en 1998 en Silicon Valley y con sede en Mountain View (California), manifiestan que la demanda «es profundamente defectuosa», ya que la gente usa Google «porque así lo desea, no porque se vea obligada a hacerlo o porque no pueda encontrar alternativas».

«La gente usa Google porque así lo eligen, no porque se les fuerce a ello o porque no puedan encontrar alternativas», ha señalado el vicepresidente de la empresa para asuntos globales y jefe del departamento legal, Kent Walker, en el blog oficial de la compañía.

«Esta querella no hará nada para ayudar a los consumidores. Al contrario, promoverá de forma artificial buscadores alternativos de menor calidad, incrementará el precio de los teléfonos y hará más complicado a la gente usar los servicios de búsqueda que desean», añadió.

Noticias relacionadas:

Las multinacionales afectadas por las tasas Google y Tobin anuncian que lo repercutirán en sus clientes

El Supremo deniega a un empresario su derecho al olvido en Google por tratarse de información de interés público