PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ivonne Reyes encargó secretamente una prueba de ADN para saber si Pepe Navarro era el padre de su hijo

Los resultados fueron negativos De acuerdo con LabGenetics, las pruebas biológicas de Pepe Navarro y de Ivonne y Alejandro Reyes, les fueron entregadas por dos hombres en noviembre y diciembre de 2017. Eran dos detectives contratados por la venezolana. Los resultados fueron negativos. En la foto la venezolana con su hijo, Alejandro, tras el acto de graduación en el San Estanislao de Kostka. Foto: EP.
|

La venezolana Ivonne Reyes encargó secretamente a dos personas de la empresa de investigación 360 Global Solution Intelligence, S.L. la obtención de objetos utilizados por Pepe Navarro para llevar a cabo una prueba de ADN que confirmaría si su hijo, Alejandro Reyes, era también hijo del periodista. Fue en el invierno de 2017.

«La única razón para tal encargo es que ella alberga una duda de peso de que sea así, a pesar de que la justicia haya declarado a Pepe Navarro ‘padre oficial’ de Alejandro Reyes», explica José María Garzón, doctor en derecho con una tesis sobre la prueba de ADN en el proceso penal.

«De otra forma, no había ninguna razón para hacerlo. Porque desde el punto de vista legal no tiene ninguna explicación», añade.

La prueba se realizó en el mayor de los secretos. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De acuerdo con el informe elaborado por Jorge Puente Prieto, director del Laboratorio de Genética Clínica, S.L. –LabGenetics–, para el Juzgado de Primera Instancia 38 de Madrid, con fecha 8 de noviembre de 2017, Eduardo M. D. R. «entregó personalmente» en su empresa «dos objetos (un vaso y una taza) y nos solicitó realizar un análisis de ADN para obtener el perfil genético de la persona» que los había utilizado.

Al día siguiente hizo el pago mediante transferencia bancaria: 96,80 euros.

El 28 de diciembre de 2017, Javier L.F-V. –socio del anterior en 360 Global Solution Intelligence, empresa creada tres meses antes, el 18 de septiembre de ese año, con sede en Getafe–, igualmente entregó en la sede madrileña de LabGenetics «hisopos (bastoncillos) con células del epitelio bucal (saliva), de dos personas, una mujer y un varón (madre e hijo, según nos comunica, de identidad desconocida)».

Añade: «Nos solicita que realicemos una prueba de paternidad entre el donante de la muestra biológica obtenida de la taza (…) y la muestra del varón, considerando a la mujer como madre indubitada», escribe el director general de LabGenetics, perito biólogo especialista de la Comunidad de Madrid.

PUBLICIDAD

El ADN de la taza (en el vaso no encontraron restos biológicos) correspondía a Pepe Navarro. Y las muestras biológicas de la mujer y del varón eran, evidentemente, de Ivonne Reyes y su hijo, Alejandro Reyes. 

Como LabGenetics desconocía la posible asociación entre ambos casos, y al haber sido entregadas las muestras biológicas por dos personas diferentes, pidieron autorización a Domínguez Ríos para hacer la prueba de paternidad, cosa que éste prestó, aunque no tuviera poder alguno para ello..

López Fernández-Velilla abonó la prueba: 195 euros.

PUBLICIDAD

El resultado fue concluyente: «Los resultados obtenidos EXCLUYEN a los contribuyentes al perfil genético mezcla obtenido de la muestra biológica GF17/738-PP [Pepe Navarro], como padre biológico del donante de la muestra biológica GF17/859H [Alejandro Reyes]». 

NAVARRO DESCUBRIÓ QUE SE HABÍA HECHO ESA PRUEBA DE PATERNIDAD EN SECRETO Y CON MATERIAL BIOLÓGICO SUYO SUSTRAÍDO

De acuerdo con el director de LabGenetics, el 2 de abril de 2019 recibió un burofax del periodista solicitándole información sobre dichos análisis advirtiendo que se podría haber vulnerado su derecho a la intimidad personal y a sus datos personales.

PUBLICIDAD

Navarro se enteró, a través de terceras personas de que Ivonne Reyes había encargado esa prueba.

A raíz de la solicitud del periodista, el laboratorio realizó una comparación de su perfil genético, que obraba en su base de datos desde 2016, cuando su hija, Andrea, encargó una primera prueba comparativa de los ADN de su padre y del hijo de Ivonne Reyes, con el perfil genético obtenido de la taza facilitada por el detective privado Eduardo M. D. R.

Esa primera prueba concluyó que Pepe Navarro no era el padre de Alejandro Reyes,

PUBLICIDAD

La conclusión de este análisis fue que los dos perfiles genéticos pertenecían a Pepe Navarro.

LabGenetics informó al periodista de que dicho ADN había sido utilizado para realizar una prueba de paternidad «con una madre y un hijo de identidad desconocida, con el resultado de exclusión de paternidad». 

Pepe Navarro no era el padre de Alejandro Reyes, explicado en términos simples, según la prueba encargada secretamente por Ivonne Reyes, quien desde 2009, ha venido afirmando que sí que lo es.

Esta prueba de paternidad, como la anterior, realizada a instancias de su hija Andrea, ha dado el mismo resultado: Pepe Navarro no es el padre biológico de Alejandro Reyes. Foto: Pozuelo-In.

EL DETECTIVE RECONOCIÓ EN JUICIO QUE IVONNE REYES LE DIO LOS BASTONCILLOS

El magistrado Jaime Miralles, titular del Juzgado de Primera Instancia 38 de Madrid, presidió el juicio contra Ivonne Reyes, a la que Pepe Navarro había interpuesto una demanda contra el honor y la intimidad personal por las declaraciones que había realizado a la revista Lecturas.

Fue el pasado 4 de diciembre pasado. Miralles admitió la prueba de ADN y que los dos detectives fueran interrogados; su admisión no implicaba que en el seno de dicho proceso se fuera a dilucidar la paternidad del periodista. Lo relevante es que se llevó a cabo.

Ambos detectives privados reconocieron que el encargo había partido de Ivonne Reyes. 

Javier L.F-V. admitió que había sido la famosa la que le había entregado los hisopos (bastoncillos) y que, incluso, le había acompañado hasta el laboratorio para que viese donde se iba a hacer la prueba.

Finalmente, el magistrado Miralles, en sentencia de 12 de enero pasado, fallo a favor de la venezolana, desestimando la demanda del periodista. Sentencia que el periodista recurrió, acto seguido, en apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Sin embargo, la prueba de LabGenetics le sirvió a Navarro para presentarla en otro juicio que tenía pendiente en otro Juzgado de Primera Instancia: el de la demanda de modificación de medidas. Esta vez era el número 80, de Madrid, previsto para el 8 de marzo pasado.

Dos días antes, el 6 de marzo, la representante legal de Reyes renunció al juicio, admitiendo que Navarro dejara de pagar la manutención de su hijo, de 21 años.

PEPE NAVARRO ES «PADRE» DE ALEJANDRO REYES PORQUE SE NEGÓ A HACERSE LA PRUEBA DEL ADN

El periodista fue declarado padre oficial del joven en 2010, cuando se negó a hacerse una prueba de paternidad. Y la Audiencia Provincial lo ratificó en 2012, porque siguió negándose a hacérsela.

En 2017 la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo inadmitió el recurso de revisión interpuesto por Andrea Navarro, hija de Pepe Navarro, por no haber sido parte en el proceso de origen y porque lo hizo fuera del plazo legal.

Dicha prueba tuvo el mismo resultado que esta segunda prueba: Pepe Navarro no es el padre de Alejandro Navarro. “Moralmente esta situación es inaceptable. Y una injusticia”, afirma Navarro.

“Si el objetivo de la justicia es la búsqueda de la verdad para dar a cada uno lo que le corresponde, no entiendo por qué, en mi caso, la Justicia no puede reconocer la verdad: El chico no es mi hijo. Y no lo digo yo, lo dicen dos pruebas genéticas de un prestigioso laboratorio”.