Firmas

Cuando la sinrazón vence al sentido común

Francisco Javier Lara
Cuando la sinrazón vence al sentido común
Francisco Javier Lara explica las razones que han conducido a su imputación por desobediencia a la autoridad judicial.
02/12/2021 06:50
|
Actualizado: 02/12/2021 09:13
|

Cuando aquel 6 de mayo de 2020 nos vimos obligados en la Junta de Gobierno de Icamálaga, que tuve el inmenso honor de presidir, a adoptar el acuerdo por el que nos negábamos a facilitar los nombres de los compañeros y compañeras que estaban en funciones de guardia porque se les pretendía, de manera incomprensible, obligar a entrevistarse con los detenidos en los locutorios de calabozos o, dicho de otro modo, nos negamos a dejarlos a su suerte mientras iban al matadero, jamás pensé que año y medio después me encontraría imputado por un presunto delito de desobediencia a la Autoridad Judicial.

Cierto es que se me apercibió de imputarme tal delito, pero tan cierto como que prefería sentarme en el banquillo a abandonar a su suerte a los abogados de oficio o como que jamás pensé en que, en un Estado de Derecho serio, se cumpliría con lo tan desafortunadamente apercibido, cuando se estaba tomando una decisión anteponiendo ante todo la salud de los abogados en un momento en el que morían miles de personas a diario.

Pero es más, morían miles de personas que cumplían los protocolos y recomendaciones sanitarias, y cumplían con el confinamiento obligatorio, y todos sabemos que la mayoría de las personas que pasaban por los calabozos no atendían a dichas recomendaciones, y tanto era así, que estaban detenidas, por lo que no estaban guardando el confinamiento y se encontraban en los calabozos, instalaciones normalmente malolientes, sucias y sin ventilación, y por supuesto sin ninguna medida de protección, entre otras cosas porque no existían, dicho sea de paso y a lo que luego me referiré.

INCOMPRENSIBLE QUE EN PLENA PANDEMIA SE EXIGIESE QUE LOS ABOGADOS SE ENTREVISTASEN CON SUS CLIENTES

Era inconcebible que una Magistrada exigiese las entrevistas letrado/cliente en esas condiciones, cuando ya se llevaba mucho tiempo haciéndolo por videoconferencias, video llamadas, WhatsApp, etc., tanto en los juzgados de Málaga capital como en los de toda la provincia, al igual que en los centros de detención de toda la provincia malagueña, pero no solo los abogados, también los jueces, fiscales y lajs, todos lo hacíamos así, por medios telemáticos desde salas o despachos en solitario y sin contacto o desde nuestros domicilios.

Pero todos, no solo los abogados, insisto.

Y así, de la noche a la mañana teníamos que ir al matadero, pero solo nosotros, los abogados, porque los jueces y fiscales continuarían en sus despachos o en sus casas.

Fíjense ustedes si no había medidas de seguridad, que recordarán que no había mascarillas, no había guantes, nos decían como fabricar hidrogeles. Esa era la situación real. 

Pues bien, tuvimos la suerte de encontrar en una farmacia una cantidad importante de mascarillas quirúrgicas.

Compramos todas.

Y ante la situación de los Juzgados sin ninguna medida de protección, Icamálaga donó parte de esas mascarillas a la presidenta de la Audiencia Provincial de Málaga para que las repartiese entre los magistrados, toda vez que ella a mí me contaba que no disponían de ninguna protección más allá del gel.

Pues quien lea esto, se puede hacer una idea. Si los Jueces carecían de protección, ¿qué protección tendríamos los abogados en los locutorios de calabozos? Exacto, lo que está pensando.

Absolutamente ninguna.

HICIMOS LO QUE TENÍAMOS QUE HACER

Resultado de aquella situación caótica, de miedo, de muertes, de incertidumbre, de desconocimiento, hicimos lo que teníamos que hacer: proteger a los abogados de oficio. Y eso sirvió para que ningún abogado malagueño se contagiara en una guardia. ¡Ni uno solo!.

Así que hoy año y medio después, con la imputación de un delito de desobediencia a la Autoridad Judicial debo decir, que volvería a actuar del mismo modo, sin la más mínima duda.

Expuesto lo que antecede, quiero dedicar unas líneas a agradecimientos.

Empiezo por mi Junta de Gobierno. Me siento tremendamente orgulloso de ella, de todos los diputados. Fueron sensatos, cuerdos y valientes y ello impidió que hubiera abogados contagiados. Pero no solo por ello, sino también por su lealtad y otra vez por su valentía.

Todos, los 15 han redactado y firmado, un escrito reconociendo que fue un acuerdo colegiado, adoptado por unanimidad de la Junta de Gobierno y que ellos asumen lo que tengan que asumir.

Solo puedo dar gracias a Dios por el equipo que me acompañó en aquella aventura colegial y expresar públicamente que siento tanto agradecimiento como orgullo por todos y cada uno de ellos.

Gracias a cientos, muchos cientos de mensajes de abogados de toda España, apoyando a este Decano.  No se imaginan el cariño, respeto y agradecimiento que se me traslada por todos los medios que la tecnología facilita. 

#TODOSSOMOSLARA

Gracias a las Asociaciones de Abogados, que desde el minuto uno, no les ha temblado el pulso para hacer público su apoyo e indignación, con Altodo siempre a la cabeza, Asato, Ajusto, Red de abogadas y abogados de España, Defenda, Confederación Española de abogados del Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuita, Confederación Española de Abogacía Joven, Jove Advocacia de Sabadell, Jove Advocacia de Cantalunya,  World Jurist Association………

Gracias a la inmensa mayoría, que no todos, los colegios de abogados de España, al CADECA, al Consejo CLM, al CGAE, a Alter Mutua y a la Mutualidad General de la Abogacía.

Y gracias como no, a los medios de comunicación. No solo han informado y contado lo que pasa, sino que me hacen llegar su respaldo y respeto, que siempre, desde noviembre de 2012 es mutuo y recíproco.

Los agradecimientos a los apoyos lo son por el solo y mero hecho de concederlos. Da igual que sean más contundentes o menos, más voluntarios o forzados, más ciertos o de compromiso, todo eso da igual.

Lo importante es que cada uno a su manera, apoye a este decano o se posicione frente a esta sinrazón y esperpéntica situación y eso es lo que se agradece muy sinceramente.

Así que gracias a todos de corazón.

Y con respecto a la marcha convocada en Madrid y las concentraciones que tendrán lugar en Sevilla, Granada y Toledo, todas ellas el próximo día 3, son una muestra de que la abogacía ha de estar unida.

El hashtag creado #TodosSomosLara, es mucho más que el apoyo a quien suscribe. Debe ser considerado como la voz de la abogacía española unida que dice basta.

Que exige que no pueda obligarse a un solo abogado ni a un solo procurador, ni a ningún trabajador a que trabaje poniendo en riesgo su integrad física, su salud o su vida incluso. Y en definitiva que se nos trate con dignidad, por lo que somos y por lo que representamos en el Estado de Derecho.

Pero esa voz que se moviliza el 3 de diciembre también exige que los que tenemos el encargo legal y estatuario de velar porque se respeten los derechos, los intereses, la salud y la organización de la abogacía, pueda sufrir una imputación como la que me ha tocado a mi sufrir. Hemos de ejercer nuestro cargo con libertad e independencia, sin miedo a las demostraciones de poder impropias de nuestro Estado de Derecho.

Así que os animo a todos los profesionales del Derecho, a que mañana día 3 asistáis a la marcha que se iniciará en el Paseo de Recoletos 13 de Madrid, en la puerta de la casa de todos los abogados españoles; en Sevilla en la plaza de Los Letrados; en Granada en Plaza Nueva, todas a las 12 horas y en Toledo, en la puerta de los Juzgados a las 12.30h.

Me despido con la conciencia tranquila de haber cumplido con mi obligación, confiando en la Justicia y en el pronto dictado de un Auto de sobreseimiento libre, con mucho agradecimiento.

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por Francisco Javier Lara:
Últimas Firmas