Firmas

Cartas desde Londres: «Wagatha Christie», el caso con más morbo de los tribunales de Inglaterra y Gales

Josep Gálvez
Cartas desde Londres: «Wagatha Christie», el caso con más morbo de los tribunales de Inglaterra y Gales
El caso "Wagatha Christie" es noticia en las portadas de los tabloides británicos durante estos días. Una historia con mucho morbo que relata el columnista –abogado y "barrister"–, Josep Gálvez.
02/8/2022 06:22
|
Actualizado: 02/8/2022 01:21
|

Pues ya tenemos sentencia en el que seguramente es el caso más morboso del año en el Reino Unido, donde famosas de la televisión, futbolistas, redes sociales y altísimas dosis de cotilleo se dan la mano como nunca hasta ahora.

Me estoy refiriendo -cómo no- al asunto conocido popularmente como el drama “Wagatha Christie” haciendo un curioso juego de palabras con el nombre de la famosa escritora británica de novela negra y a un muy particular sector que ocupa la prensa del corazón en el Reino Unido, como veremos más adelante.

Aunque ya me referí brevemente al caso en alguna carta anterior al explicar el calibre que se gasta en los procesos en esta jurisdicción, la sentencia fue publicada la semana pasada con sorpresas.

Ya verán, ya.

Pero vayamos por partes, no sea que nos perdamos en este culebrón judicial.

LOS PROTAGONISTAS: DOS FAMOSAS PRESENTADORAS DE LA TELEVISIÓN CASADAS CON DOS FUTBOLISTAS DE LA ‘PREMIER LEAGUE’

Empecemos por los protagonistas de esta historia, dos amigas.

Por un lado tenemos a la señora Coleen Rooney, una famosa presentadora de televisión muy conocida en el país por ser la esposa del célebre futbolista ya retirado, Wayne Rooney, todo un mito para el fútbol inglés y particularmente en su etapa el Manchester United y la selección inglesa.

Coleen Rooney, a la derecha, con su marido, el famoso exjugador de fútbol británico, Wayne Roonie. Foto: Twitter.

Por el otro lado tenemos a la señora Rebekah Vardy, otra ‘celebrity’ conocida en el Reino Unido por ser también una popular presentadora de televisión y ¡sorpresa! también está casada con otro famoso futbolista de la ‘Premier’ -aún en activo- el jugador del Leicester City, Jamie Vardy.

Jamie Vardy, jugador del Leicester City, y su esposa, Rebekah Vardy, la otra parte de este «culebrón» mediático.

A estas dos presentadoras hay que situarlas ahora en un contexto muy particular, que es el propio de la salsa rosa del país, los ‘tabloids’ británicos y el morbo propio del chafardeo que resulta de los follones que van salpicando a determinadas personas públicas, como sucede precisamente en este caso.

Y es que a falta de toreros, en el Reino Unido desde antaño las parejas de  políticos y futbolistas (esposas y novias, abreviadas como “WAGs”, es decir, “Wives And Girlfriends”, son las llamadas a protagonizar los escándalos y cotilleos que recogen conplacer los periódicos sensacionalistas como “The Sun”, entre otros.

Por este motivo y, como se imaginarán, ambas presentadoras y amigas eran muy conocidas por el público británico antes de que surgiera el famoso escándalo de Instagram que las llevaría a enfrentarse sin cuartel ante los tribunales de Su Graciosa Majestad.

LOS HECHOS: LA FILTRACIÓN INCOSENTIDA DE DATOS PRIVADOS DE UNA CUENTA DE INSTAGRAM A LA PRENSA AMARILLA

Los hechos se remontan al día 9 de octubre de 2019 cuando Coleen Rooney publicó un mensaje públicamente en su cuenta de Twitter denunciando que algunas de sus historias privadas de su cuenta en Instagram habían sido filtradas a la prensa amarilla, concretamente al periódico “The Sun”, incluyendo datos y detalles personales privados.

Pero además, la señora Rooney advirtió en su ‘tweet’ que ya había iniciado una amplia “operación encubierta” (‘sting operation’), una auténtica emboscada preparada para desenmascarar a la persona culpable de tales filtraciones a la presa amarilla ya que la red social Instagram permite limitar ciertos contenidos a personas concretas.

En concreto, el mensaje de Coleen Rooney en twitter decía:

“Desde hace unos años, alguien en quien confié para que me siguiera en mi cuenta personal de Instagram ha estado informando constantemente al periódico The Sun sobre mis publicaciones e historias privadas.

«Se les ha dado mucha información sobre mí, mis amigos y mi familia, todo ello sin mi permiso ni conocimiento. Después de mucho tiempo tratando de averiguar quién podría ser, por varias razones, tuve una sospecha.

«Para intentar demostrarlo, se me ocurrió una idea. Bloqueé a todo el mundo para que no viera mis historias de Instagram, excepto a UNA cuenta. (Los que estaban en mi cuenta privada se debían estar preguntando por qué hacía tiempo que no publicaba historias allí).

«Durante los últimos cinco meses he publicado una serie de historias falsas por si llegaban al periódico The Sun. Y sabéis qué, ¡Llegaron! La historia sobre la selección en México, la historia sobre el regreso a la televisión y luego la última historia sobre la inundación del sótano de mi nueva casa».

Los hechos se remontan al día 9 de octubre de 2019 cuando Coleen Rooney publicó un mensaje públicamente en su cuenta de Twitter denunciando que algunas de sus historias privadas de su cuenta en Instagram habían sido filtradas a la prensa amarilla, concretamente al periódico “The Sun”, incluyendo datos y detalles personales privados

En efecto, cuando la señora Rooney advierte la filtración de sus historias privadas, con gran astucia decide entonces seguir publicando nuevas historias en Instagram pero falsas y que solamente eran visibles una determinada persona para ver si finalmente llegaban al ‘tabloid’ e identificar el origen de las filtraciones.

Y vaya si la identificó.

Con esta treta, Rooney siguió explicando en Twitter:

“Ha sido duro guardármelo y no hacer ningún comentario, sobre todo cuando las historias se han filtrado, sin embargo tenía que hacerlo. Ahora sé con certeza de qué cuenta/persona proviene.

«He guardado y hecho una captura de pantalla de todas las historias originales que muestran claramente que sólo una persona las ha visto».

Y acabó su mensaje con redoble de tambores:

“Es… la cuenta de Rebekah Vardy”.

¡¡Tachán!!

Como se imaginarán, el mensaje de la señora Rooney acusando directamente a su famosa amiga y esposa del futbolista Jamie Vardy se hizo viral inmediatamente, con más de 32.000 retuits, e ingeniosamente bautizado por el cómico Dan Atkinson como ‘WAGatha Christie”, uniendo para siempre el término ‘WAG’ (esposas y novias de famosetes) que hemos visto antes y a la escritora de misterio Agatha Christie”, dadas las altas dosis de intriga que rodean al caso.

Al verse acusada Rebekah Vardy respondió también en Twitter, negando cualquier implicación, diciendo que varias personas tenían acceso a su cuenta de Instagram, insinuando que su cuenta había sido “hackeada” y que la acusación de Coleen la había sometido a un auténtico torbellino de “abusos verbales” del público, provocándole un estado de estrés nada aconsejable en su estado de embarazo.

Ojalá me hubieras llamado si pensabas eso”, le contestó públicamente a Coleen.

Como es lógico, este intercambio de reproches y acusaciones motivó que el morbo llegara a niveles nunca vistos en el país.

De hecho, desde entonces el ‘hashtag’ “WAGatha Christie” ha sido ‘trending topic’ en numerosas ocasiones en Twitter convirtiéndose en el culebrón más seguido, con todo tipo de comentarios en los medios, sarcasmos e incluso imágenes de “memes” creados para la ocasión por el siempre ingenioso público británico.

“El juego del chivatazo en Instagram” reza este “meme” del conocido juego de mesa “Quién es Quién” adaptado para el caso “WAGatha Christie”

Y ustedes me dirán, oiga todo esto está muy bien, ¿pero, qué interés tiene para el ámbito jurídico?

Ahora vamos, no se preocupen.

EL CASO “WAGATHA CHRISTIE” LLEGA A LOS TRIBUNALES 

Pues sí, puesta en evidencia ante todo el país como la mayor chivata del Reino Unido, Rebekah Vardy decidió entonces pasar a la acción y en junio de 2020 interpuso una demanda contra su otrora amiga Coleen Rooney por difamación, reclamando una indemnización de un millón de libras esterlinas.

En su reclamación, Vardy alegaba que la acusación vertida en twitter era falsa, lo que esencialmente obligaba a Rooney a tener que demostrar que su examiga Rebekah era la responsable de haber filtrado las historias de su cuenta privada de instagram a The Sun.

Éfectivamente, el día 10 de mayo de 2022 se inició el juicio por el caso “WAGatha Christie” durante el cual la juez de la ‘High Court’ Mrs Justice Karen Steyn acordó que se registraran los teléfonos móviles de Vardy y de su agente, Caroline Watt para examinar los intercambios de mensajes y comunicaciones.

La juez Karen Steyn, a quien le cayó el caso.

Y aquí es cuando se pone interesante el asunto.

Watt no pudo entregar su móvil al tribunal diciendo que lo había perdido mientras estaba de vacaciones con su familia durante un crucero en el Mar del Norte.

Según dijo ante el tribunal, el móvil cayó accidentalmente al agua cuando el barco en el que se encontraba chocó con una fuerte ola.

Por si no fuera suficiente además, la copia de seguridad de los mensajes de Vardy se habían perdido por un fallo durante la ejecución de encriptación de los datos, ya que el responsable “olvidó la contraseña”, seguramente el equivalente informático a aquellas excusas clásicas de “se fue la luz y no pude hacer los deberes” o “el perro se los comió”.

Como es lógico, los abogados de Rooney se olieron la tostada y en seguida aprovecharon para alegar que la sentencia en el asunto ‘Armory v Delamirie (1722) 5 Stra 505, 93 ER 664’ se debía aplicar al escándalo del “WAGatha Christie”.

Sí, lo han leído bien, una decisión de 1772, un clásico entre los clásicos.

¿Qué dice el caso ‘Armory v Delamirie’ tan importante como para que sea applicable a un asunto del siglo XXI sobre filtraciones en redes sociales?

¿Qué resolverá finalmente la ‘High Court’ en el caso “WAGatha Christie?

¿Qué otras sorpresas traerá la sentencia?

Lo veremos la semana que viene.

Hasta entonces que disfruten de sus vacaciones.

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por Josep Gálvez:
Últimas Firmas