Nicolás González-Cuéllar: «Sonia Gumpert era autoridad cuando fue agredida; el escrito de la fiscal es indignante»
El catedrático de derecho procesal, Nicolás González-Cuéllar, la candidatura del Movimiento 24DOS en las elecciones a la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid del pasado mes de diciembre y que después convirtió en asociación. Carlos Berbell/Confilegal.

Nicolás González-Cuéllar: «Sonia Gumpert era autoridad cuando fue agredida; el escrito de la fiscal es indignante»

|
10/1/2018 06:15
|
Actualizado: 09/1/2018 20:04
|

«Sonia Gumpert era la decana en funciones del Colegio de Abogados de Madrid la noche del 13 de diciembre, cuando fue agredida, y, por lo tanto, era una autoridad. El escrito de apelación presentada por la fiscal ante la Audiencia Provincial, impugnando este hecho es indignante. Y los argumentos de los que se sirve son pueriles», afirma Nicolás González-Cuéllar, catedrático de Derecho Procesal y socio director del despacho González-Cuéllar Abogados, quien ejerce la acusación popular en este caso.

«Espero que el Colegio de Madrid se pronuncie sobre este escrito cuanto antes, porque es muy grave. De su lectura se desprende que cualquiera, mañana, puede dar una paliza al decano del Colegio de Abogados de Madrid entrando en el ascensor de su casa y, como no está en el ejercicio de sus funciones, no es autoridad, por lo tanto, el castigo es menor. Cuidado con esa idea porque es muy, muy peligrosa», añade González-Cuéllar.

«La Junta de Gobierno debería abordarlo en la reunión que va a celebrar mañana. No hacerlo supone enterrar la cabeza en la tierra y mirar para otra parte y el Colegio está, como ha dicho Alonso en su discurso inaugural, para defender a los abogados, y, de forma especial, a la que ha sido su máxima autoridad».

Para este catedrático y abogado no hay ninguna duda de que Sonia Gumpert, en el momento en que sucedieron los hechos en el Novotel Madrid Center, no sólo era autoridad, sino que era la máxima autoridad del Colegio de Abogados de Madrid, una corporación de derecho público, que estaba celebrando sus elecciones a la Junta de Gobierno.

EL RECUENTO NO HABÍA ACABADO

«En ese momento, se estaba produciendo el recuento de las papeletas. El escrutinio no había finalizado, de manera técnica, como dice la fiscal en su escrito, sino que acabó a las 5 de la madrugada. De eso doy fe porque yo estaba allí. Pero es que esa noche no dejó de ser decana. Lo ha sido hasta el lunes pasado a las 11 de la mañana. Hasta ese momento fue autoridad», añade González-Cuéllar.

Este conocido jurista respondía así al escrito de apelación presentado por la fiscal del caso, Mercedes Torres Escobar, el 22 de diciembre pasado ante la Audiencia Provincial de Madrid, en el que solicita que se anulen las diligencias previas en que fue transformado el juicio por delito leve, producto de la denuncia que Gumpert presentó contra Alejandro Pintó por lesiones, amenazas y atentado contra la autoridad.

Dicha transformación fue decidida por la magistrada competente, María Luisa Prieto Ramírez, titular del Juzgado de Instrucción 45 de Madrid, el pasado 15 de diciembre, tras convencerse de que, como dice el artículo 24 del Código Penal, Gumpert tenía la calidad de autoridad en el momento de los hechos.

GUMPERT NO ERA AUTORIDAD CUANDO FUE AGREDIDA, SEGÚN LA FISCAL

Según la fiscal Mercedes Torres Escobar, Gumpert, en el momento en que se produjo la supuesta agresión, en el interior de uno de los cuatro ascensores del Novotel Madrid Center, no era autoridad porque en su interior «no se estaba realizando ninguna función de carácter público».

Para la fiscal, aunque el cargo que ostentaba Gumpert tenía condición de autoridad, «no quiere decir que todos sus actos lleven de forma aneja tal carácter».

«No se ha acreditado en ningún momento de manera indiciaria, que lo ocurrido en fecha de 13 de Diciembre de 2017 se debiera a las funciones de decana que ostentaba la denunciante, sino que había problemas previos entre las partes que se produce en el contexto de las anteriores elecciones al Colegio de Abogados y tensiones derivadas de acuerdos a los que llegaron las partes cuando iban en una candidatura conjunta, hecho reconocido por ambos», dice la fiscal en su escrito.

FUE AGREDIDA PORQUE ERA LA DECANA, AFIRMA GONZÁLEZ-CUÉLLAR

Desde el punto de vista de este abogado, que lideró la candidatura del Movimiento 24.DOS a la Junta de Gobierno del Colegio, «Sonia Gumpert fue agredida porque precisamente era decana. Eso es lo que no ha querido ver la fiscal. Su escrito es de un absoluto desprecio hacia la institución de la Abogacía.  ¿Habría dicho lo mismo si el agredido en el ascensor hubiera sido un fiscal después de un juicio».

Y añade: «Esto responde a una conciencia en la que parece que los abogados no forman parte dela Administración de Justicia. Y me parece triste y lamentable que una fiscal, después de una agresión, con independencia de que se haya producido o no y de la calificación jurídica que merezca, le parezca una cosa menor. Porque no es una cosa menor.».

«De las palabras de la fiscal se desprende, con absoluta claridad, que si a un compañero, o compañera suya, se le agrede en el garaje o en las escaleras de su casa no es autoridad. Es lamentable lo que viene a decir».

 

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales