PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El TSJN confirma la condena de 9 años de prisión a ‘la manada’ por abuso sexual

Dos de los cinco magistrados han formulado un voto particular: abogan por condenarlos por un delito continuado de agresión sexual a 14 años, 3 meses y un díaTambién solicita el ingreso en prisión de los cinco miembros de 'la manada' (José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Alfonso Jesús Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero y Ángel Boza) para asegurar el cumplimiento de esta condena.
|

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha confirmado la condena de 9 años de prisión a los cinco miembros de ‘la manada’ por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento cometido en los Sanfermines de 2016, impuesta por la Audiencia Provincial de Navarra.

La sentencia puede ser recurrida ahora en casación ante el Tribunal Supremo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La primera fue recurrida por todas las partes. La acusación particular y las acusaciones populares, ejercidas por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, solicitaban que los hechos no fuesen considerados como un abuso sexual, sino como una agresión sexual, mientras que las defensas reclamaban su absolución.

Los condenados, José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Alfonso Jesús Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero y Ángel Boza, se encuentran en libertad provisional.

El tribunal que ha ratificado la sentencia de la Audiencia de Navarra está integrado por los magistrados Joaquín Cristóbal Galve Sauras (presidente), Francisco Javier Fernández Urzainqui, Alfonso Otero Pedrouzo, Miguel Ángel Abárzuza Gil y José Antonio Álvarez Caperochipi, que ha sido el ponente de la sentencia.

PUBLICIDAD

De los cinco magistrados, dos han formulado un voto particular, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve, y Miguel Ángel Abárzuza, quienes aprecian la existencia de intimidación, y consideran que habría que condenar a los miembros de ‘la manada’ por un delito continuado de agresión sexual a 14 años de cárcel, 3 meses y un día.

A uno de los cinco condenados, Antonio Manuel Guerrero, Galve y Abárzuza le consideran, además, responsable de un delito de robo con intimidación, y creen que se le deberían imponer 2 años más de prisión, en lugar de los 900 euros de multa fijados por la Audiencia de Navarra por un delito leve de hurto, por quitarle el móvil a la denunciante.

PUBLICIDAD

LA SENTENCIA

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra mantiene que las relaciones sexuales enjuiciadas fueron llevadas a cabo por los procesados sin el libre consentimiento de la víctima.

PUBLICIDAD

Confirma la calificación de dichas acciones como abuso sexual continuado porque el relato de los hechos probados de la sentencia recurrida excluye expresamente la violencia.

Asimismo, a juicio de la mayoría del tribunal, es dudosa la concurrencia de la intimidación, necesaria para calificar aquellas acciones como agresión sexual o violación, puesto que los hechos probados de la sentencia de la Audiencia de Navarra, a los que la Sala debe atenerse en estos recursos, no recogen la imprescindible acción intimidatoria o amenaza de los procesados, expresa o tácita.

“Lo relevante es el contenido de la acción intimidatoria llevada a cabo por el sujeto activo, más que la reacción de la víctima frente a aquélla“, señala en su resolución.

El TSJN estima uno de los motivos de los recursos, el relativo a la absolución de los inculpados del delito contra la intimidad, por la grabación parcial de los hechos.

Ordena a la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, que no entró a valorar este delito, que una vez sea firme la presente resolución dicte una nueva sentencia sobre el delito contra la intimidad imputado.

PUBLICIDAD

QUEDARON EN LIBERTAD PROVISIONAL EN JUNIO

Fue el pasado 26 de abril cuando la Sección Segunda de la Audiencia Provincial condenó a los miembros de ‘la manada’ a 9 años de cárcel por un delito de abuso sexual.

La sentencia contó el voto discrepante de uno de los tres magistrados, Ricardo González, que pedía la absolución.

El pasado 21 de junio, la Audiencia Provincial de Navarra dictó libertad provisional para ‘la manada’ y al día siguiente los condenados salieron de la cárcel, tras abonar cada una fianza de 6.000 euros.

El fallo contó con un voto particular discrepante, el del presidente del tribunal, Francisco Cobo, que se mostró partidario de la prórroga de la prisión hasta la mitad de la pena impuesta, 4 años y 6 meses.

Se les impusieron medidas cautelares, como la obligación de comparecer los lunes, miércoles y viernes en el juzgado correspondiente de su localidad de residencia.

También, la prohibición de entrar en la Comunidad de Madrid, la prohibición de comunicación con la víctima, la retirada del pasaporte, y la prohibición de salir del territorio nacional sin autorización judicial.

Poco después, a principios de julio, estuvo en la picota Antonio Manuel Guerrero, el guardia civil de ‘la manada’.

El guardia civil de ‘la manada’, Antonio Manuel Guerrero Escudero. / EP

Según la Policía, a los tres días de su puesta en libertad habría acudido a dependencias policiales para intentar renovar su pasaporte.

La Fiscalía y las acusaciones pidieron su reingreso en prisión por supuesto quebrantamiento de una medida cautelar, aunque el 23 de julio la Audiencia de Navarra acordó mantenerlo en libertad provisional.

La resolución contó con el voto particular discrepante del juez Francisco Cobo, que abogaba por el encarcelamiento del condenado al estimar que quebrantó la medida cautelar impuesta.

En agosto uno de los miembros de ‘la manada’ volvió a prisión, Ángel Boza. Estuvo en la cárcel desde el 1 de agosto, cuando fue detenido, hasta finales de noviembre, acusado del robo de unas gafas de sol y por presuntamente intentar atropellar a dos vigilantes de seguridad en su huida al salir del aparcamiento.

El 23 de noviembre fue condenado a una multa de 1.080 euros y puesto en libertad.

Las gafas que robó Ángel Boza son de la marca ‘Oakley’ y están valoradas en unos 200 euros; la Policía las recuperó tras su detención./ EP

Otro miembro de ‘la manada’, Alfonso Jesús Cabezuelo, saltó a primera plana a finales de octubre al ser expulsado de las Fuerzas Armadas.

Antes de ser condenado, Alfonso Jesús Cabezuelo formaba parte de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en la base de Morón de la Frontera (Sevilla)./ EP

Era soldado del Ejército de Tierra y se encontraba en servicio activo “por imperativo legal” desde que la Audiencia de Navarra decretó la puesta en libertad condicional de los cinco condenados por el abuso de una joven en Pamplona.

Defensa decidió no asignarle destino, en aplicación del artículo 111.3 de la Ley de la Carrera Militar, que permite adoptar esta decisión tras una condena y valorando “los hechos imputados, la trascendencia social y el interés del servicio”.

En la actualidad, Ángel Boza y otros dos miembros de ‘la manada’, Ángel Prenda y Antonio Manuel Guerrero, tienen otra causa abierta en San Sebastián, por supuestamente robar cinco gafas en una óptica el pasado 5 de julio, dos días antes de los abusos sexuales cometidos en Pamplona.

Están acusados de un delito de hurto.

Según ha informado la Fiscalía de Guipúzcoa, los cinco artículos sustraídos están valorados en su conjunto en 865 euros.

El Ministerio Público demanda nueve meses de cárcel para Ángel Boza y José Ángel Prenda, mientras que para el guardia civil de ‘la manada’, Antonio Manuel Guerrero, pide seis meses, al aplicarle la atenuante de reparación del daño causado, ya que devolvió una de las gafas.