PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ni todas las mujeres son seres de luz ni todos los hombres son unos maltratadores

|

Lady Crocs, seudónimo de una magistrada en ejercicio, pasa por ser una de las voces más respetadas -y también más críticas- en el universo de las redes sociales. Esta columna es la transcripción de un hilo que redactó el pasado 12 de diciembre y que resume cómo ve ella la realidad de la violencia de género en España. Una visión muy realista, que, por la importancia de sus palabras, hemos decidido traerla a Confilegal.

Cristina llegó al juzgado una mañana de noviembre soleada, venía a declarar con un abogado del turno de oficio y respondió a todas las preguntas que le formularon el Ministerio Fiscal, la acusación particular y su propio abogado. Se investigaba una denuncia que puso en julio.

PUBLICIDAD

Elisa no sabía muy bien qué suelo estaba pisando ni con quién hablaba.

PUBLICIDAD

Tenía la mirada perdida y estaba algo aturdida por el devenir de los acontecimientos.

La conocí un triste domingo, había un psicólogo que intentaba recomponer todo lo que había roto dentro de ella.

PUBLICIDAD

El hueso de la nariz ya lo curaría un médico. Mientras declaraba se esforzaba por no llorar, creo que intentaba demostrarnos a todos que no era tan vulnerable como realmente ella se sentía.

Evidentemente también conocí a sus parejas.

En el primer caso quien tenía la mirada esquiva era el novio de Cristina. La primera vez que lo vi llevaba unos grilletes y bolsas en los ojos. El novio de Elisa también llegó con el mismo adorno en las muñecas.

PUBLICIDAD

DOS REALIDADES

Cristina denunció a su chico y ahora estaba declarando como investigada por denuncia falsa. Elisa llevaba seis años soportando la frustración de su pareja. Ambos hechos supuestamente delictivos se instruyen en un juzgado. El amor, el odio, la rabia y las relaciones mal entendidas.

El trabajo de las FFCCSE, de los abogados, fiscales, psicólogos, jueces, forenses y demás personal del juzgado es proteger a las víctimas y depurar la responsabilidad penal del autor de un delito. Pero no es posible saber quién es ese autor sin una mínima investigación.

PUBLICIDAD

Por tanto, todos debemos respetar las reglas del juego.

El hecho de que haya Cristinas en la vida no implica que Elisa no denuncie, y que sea amparada, protegida y respetada por el sistema. Como lo fue Cristina en su momento.

Reconocer que hay Cristinas no minimiza un ápice la credibilidad de Elisa ni reduce sus derechos.

Al mismo tiempo, el hecho de que haya gente como el novio de Elisa no puede implicar que el de Cristina también sea así.

No se trata de sexos sino de hechos. No son privilegios sino derechos. He tenido delante mujeres maltratadas y se me ha partido el alma al ver la suya destrozada. Y también he visto hombres declarando sin ser conscientes de cuál era el hecho delictivo que se les imputaba.

PUBLICIDAD

Me resulta descorazonador que me digan que protejo a los maltratadores por afirmar que hay mujeres que mienten. Incluso se han llegado a alegrar cuando he dicho que mi padre lo era con mi madre, y que por eso me seguían maltratadores.

MI TRABAJO ES PROTEGER A ESAS MUJERES PERO TAMBIÉN LOS DERECHOS DE LOS HOMBRES

Mi trabajo es proteger a esas mujeres, y siempre he hecho lo que ha estado en mi mano para que así fuera. Pero es que mi trabajo también es el de proteger los derechos de los hombres, de garantizarlos y salvaguardar la presunción de inocencia.

Me entristece ver que se haya creado una suerte de bandos: por un lado los del “yo te creo”, “las denuncias falsas no existen” o “machete al machote”. Por otro el de “las feminazis”, “existen” y “las locas del coño”…

Ni todas las mujeres son seres de luz ni todos los hombres son unos maltratadores. Y a la inversa: ni todas las que luchan contra la violencia en el hogar son unas insensatas ni todos los que abogan por la defensa de los derechos son criaturas indefensas.

Polarizar posturas no tiene sentido. Vivimos en un mundo repleto de grises, en los juzgados se ve desde el hijo de satanás al vecino al que le han hecho un traje; desde esa pobre que no levanta cabeza a la compi de gimnasio mal bicho.

Y quienes trabajamos en esto nos fijamos en los hechos y no en las personas. Esos hechos los encajamos en las leyes y extraemos consecuencias jurídicas. Y a veces el malo es él y otras es ella. Todos lo vemos en el trabajo, en la familia y en la panadería…

No me gusta que me engloben en el pack “pro hombre”. Si me tienen que poner en algún pack, que sea en el de “pro derechos”. Solo estoy sometida al imperio de la ley. Y mientras los hombres tengan derechos los defenderé, como hago con los de las mujeres.

Es horrible que exista violencia sobre la mujer; como también lo es que haya pornografía infantil. Frustra verlas con un ojo morado y diciendo que ha sido una puerta; lo mismo que un anciano perdonando por enésima vez a su hijo toxicómano. Son delitos que llevamos en la retina.

Y son delitos que nunca dejarán de existir. Ninguno de ellos, por muy horribles que nos resulten y por muy loables que sean nuestros fines. Y nunca deberíamos perder la perspectiva y mandar a la porra derechos y libertades que tantos siglos, luchas y guerras nos ha costado tener.

Por ellas (por mí, por ti) me he partido la cara; por ellos (por mi hermano, por ti) me la he partido igualmente. Termino recordando este tweet que engloba lo que soy y cómo me siento.