Un exdiputado alemán que formó parte de una delegación extranjera que estuvo el 1-O: No era observador y yo pagué mis gastos
Bernhard Felix Von Grünberg considera que no existen los delitos de los que se acusa a los procesados y que se está "abusando de la Justicia para la política" cuando estos conflictos "deben ser resueltos democráticamente".

Un exdiputado alemán que formó parte de una delegación extranjera que estuvo el 1-O: No era observador y yo pagué mis gastos

Dice que no percibió "una actitud violenta o agresiva" por parte de los votantes, sino "una admirable situación de tranquilidad"
|
27/3/2019 16:11
|
Actualizado: 27/3/2019 16:18
|

El exdiputado regional alemán Bernhard Felix Von Grünberg, que formó parte de una delegación extranjera que acudió a Cataluña para el 1-O, ha asegurado hoy en el juicio por el proceso independentista que «no era observador electoral», y que se pagó sus gastos.

Además, ha dicho que los votantes tenían una actitud pacífica.

Von Grünberg, que fue diputado en el Parlamento de la región alemana de Renania del Norte-Westfalia hasta mayo de 2017, ha comparecido como testigo a propuesta de las defensas del exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, el exconsejero Raül Romeva y el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.

Ha declarado en alemán, con traducción consecutiva, y ha comparecido durante dos horas. Ha sido la primera que se ha realizado con intérprete durante el juicio.

A preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, el exdiputado ha dicho que mantenía contacto habitual con el secretario general del Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat), Albert Royo, y que en el marco de esta relación salía frecuentemente a relucir el asunto catalán, razón que le llevó a tomar la iniciativa de viajar a Cataluña para el referéndum por su interés personal.

ADMITE CONTACTOS ‘FRECUENTES’ CON FORCADELL Y ENCUENTROS CON PUIGDEMONT 

A preguntas de Javier Ortega Smith, abogado de la acusación popular que ejerce VOX, ha reconocido haber mantenido un contacto «frecuente» en los últimos años con la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell, y encuentros con el expresidente catalán Carles Puigdemont y anteriores presidentes de la Generalitat, así como con el exconsejero de Exteriores Raül Romeva.

De Forcadell, para quien la Fiscalía pide 17 años de cárcel por un presunto delito de rebelión, ha dicho que le había «conmovido» especialmente su actuación y tareas al frente de la Cámara catalana y que , a su juicio, cumplió con su deber como presidenta de permitir el debate sobre el futuro de Cataluña.

Preguntado por la abogada de Forcadell, Olga Arderiu, no ha podido precisar si dichos encuentros se produjeron en las jornadas previas al 1-O, ya que esos días vio a muchas personas.

‘MIS VIAJES ME LOS PAGO YO PORQUE QUIERO MANTENER MI INDEPENDENCIA’

Ha afirmado que él se sufragó personalmente todos sus gastos para mantener su «independencia».

Preguntado por Madrigal sobre si desde el Gobierno catalán le dijeron que la votación sería vinculante, ha dicho que «estaba informado de todo el trasfondo del asunto por los medios alemanes y por otras fuentes de información».

Ha reconocido que «tenía constancia» de que el Tribunal Constitucional había declarado ilegal la convocatoria y que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJCat) había ordenado cerrar colegios y requisar urnas.

También supo que ese día «se cayó Internet» y por eso se recurrió al censo electoral.

Y ha señalado que forma parte de un «proceso de normalidad democrática que las leyes sean declaradas inconstitucionales» en los países. Entonces,  el presidente del tribunal, Manuel Marchena, le ha interrumpido, y le ha dicho que lo que se le piden son hechos, no valoraciones.

Marchena ha intervenido en varias ocasiones para pedirle que no comunique sus opiniones, sino únicamente lo que vio el 1-O.

PERCIBIÓ QUE LA SOCIEDAD CIVIL ERA LA QUE ORGANIZABA LA VOTACIÓN

A preguntas de las defensas, Von Grünberg ha relatado que lo que ese día percibió en los colegios que visitó fue que la sociedad civil era la que estaba organizando la votación.

Cuando la abogada del Estado le ha pedido una aclaración, ha manifestado que lo que le llevó a concluir esto fue que en los centros de votación no vio «un coordinador oficial», sino que «todos los ciudadanos» participaban «colaborativamente».

Ha indicado que «los colegios habían sido ocupados la noche anterior» y que las urnas también habían sido llevadas por ciudadanos.

De este modo, ha explicado que no puede aportar ningún dato sobre posibles organizaciones que estuvieran al frente de que el referéndum saliera adelante porque ninguna persona llevaba «indicativos».

LES ACOMPAÑÓ UN ‘COLABORADOR DE DIPLOCAT’ QUE LES ‘ASESORABA’

La abogada del Estado Rosa María Seoane ha querido saber quién le facilitó la lista de los centros de votación y cómo seleccionaron los lugares que visitaron finalmente; cinco, según ha contado.

El exdiputado alemán ha explicado que les acompañó durante todo el día un «colaborador de Diplocat» que les «asesoraba», pero que no era Albert Royo.

Además, ha apuntado que «no había ninguna instrucción para visitar ciertos colegios», y que el grupo «podía elegir qué colegios visitar».

En cuanto a los cinco en los que estuvo, ha señalado que era el «itinerario más fácil y cómodo».

POR QUÉ FUERON AL CENTRO RAMÓN LLUL, DONDE HUBO CARGAS POLICIALES

Preguntado por Seoane sobre por qué fueron al centro Ramón Llull, donde se produjeron cargas policiales, ha expuesto:

«Encontrándonos en otro centro recibimos una llamada telefónica. Nos llegó la información de que había una actuación policial y por voluntad propia decidimos ir a ver lo que estaba pasando«, ha relatado, quien sin embargo no ha especificado quién hizo esa llamada.

A preguntas de las defensas ha manifestado que su labor el 1-O no fue «una misión de observación electoral o validación de la votación».

«La votación no fue llevada a cabo por el propio estado, sino que era claramente palpable que era organizada por la sociedad civil. Y como dijo el ministro de Economía -en referencia a Cristóbal Montoro-, efectivamente no hubo recursos económicos involucrados», ha destacado.

También ha contado que ya había estado en numerosas ocasiones en Cataluña en años anteriores, incluso en la consulta del 9 de noviembre de 2014, y que ha mantenido «diálogos» con el PSC, Ciudadanos y cree que «algún contacto con el PP».

Según ha dicho, desde el año 1971 está implicado en política y se siente «comprometido con este legado de apoyar el proceso de democratización de España».

DESTACA LA ‘TRANQUILIDAD’ DE LOS VOTANTES A PESAR DE LA ‘SITUACIÓN DE AMENAZA’ POLICIAL

Respecto a lo que vio el día del referéndum, Von Grünberg ha narrado que la Policía Nacional irrumpió en el centro Ramón Llull «rompiendo las puertas» y empezó a «desplazar a la gente».

También ha dicho que en el siguiente local fue «testigo de heridos que habían sido lesionados por proyectiles de goma» y que «fueron trasladados en ambulancias a centros hospitalarios».

Según el exdiputado, a pesar de estas intervenciones policiales se quedó «muy sorprendido» por la «tranquilidad o contención» por parte de los civiles, a pesar de que «sí se evidenciaba una fuerte impresión por los hechos ocurridos» y una «sensación de amenaza de posibles nuevas actuaciones policiales».

«He podido constatar con sorpresa y admiración que las personas no cambiaban su comportamiento, todo bajo una situación relativamente adversa, de amenaza percibida, también por los helicópteros que sobrevolaban. La violencia así es fácil que pueda surgir, y no surgió«, ha explicado.

«No percibí por parte de los allí presentes una actitud violenta o agresiva, sino una admirable situación de tranquilidad», ha subrayado.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales