PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El futuro de Confilegal. Julen Ariza, editor de Confilegal

Julen Ariza es el editor de Confilegal. Foto: Amapola.
|

Durante estas fechas del mes de julio de 2014 manteníamos las primeras reuniones para armar un proyecto que se convertiría en la realidad que es hoy Confilegal.

El 20 de agosto de 2014 publicamos la primera noticia y empezamos a recibir tráfico, es decir, visitantes. Podría parecer que la publicación llegaba tarde al saturado mercado de los digitales.

Pero como se suele decir, el mejor momento para montar un negocio en internet es ahora mismo.

Seis años y más de 28.000 noticias después, Confilegal ha pasado de luchar por hacerse un hueco en un mercado monopolizado por los medios de marca a consolidarse como un proyecto editorial (independiente) de referencia.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sin duda, nuestra línea editorial, enfoque y estilo ha sido diferente desde el principio.

Escribía Enrique López esta semana en Confilegal “que hay que reconocer que el peso de la información jurídica supera muchas veces en cantidad y en interés a la información económica, con la que comparte una excesiva complejidad técnica”.

Efectivamente, desde un punto de vista informativo, el derecho es transversal y también extremadamente complejo, y requiere de un alto nivel de especialización para poder abordar los temas con profundidad.

Esto lo explica muy bien Carlos Berbell, el director de Confilegal, cuando dice que “lo evidente es lo que nadie ve hasta que alguien lo explica con claridad”.

PUBLICIDAD

Ahora, seis años después parece evidente que existía y existe un espacio enorme para hacer información independiente para los profesionales del derecho; acreditado por los más de 1,2 millones de visitantes del mes de mayo, tras una trayectoria de crecimiento ininterrumpida.

Sin duda, Confilegal es hoy una empresa con historia suficiente para echar la vista atrás pero, sobretodo, una lanzadera para seguir creciendo en el futuro.

El verano pasado creímos conveniente hacer una revisión de nuestro modelo de negocio, apostando por un modelo que nos permitiera reforzar nuestro equipo y, en contrapartida, acercar más y a través de nuevos formatos la realidad jurídica a nuestros lectores.

PUBLICIDAD

Por ello llegamos a la conclusión de que queríamos apostar porque además de lectores fueran también suscriptores.

Nuestra decisión coincidió en el tiempo con los pasos que han ido dando otros grupos editoriales de nuestro país.

PUBLICIDAD

Así, en octubre el diario El Mundo dio el primer paso, seguido por Confilegal el 1 de enero de 2020, y a su vez por otras reconocidas publicaciones: El País (mayo), El Confidencial (junio)…

Si bien nuestra realidad es diferente ya que no competimos con ninguna de esas cabeceras, sí creemos que a todos nos une una misma respuesta ante la convulsa y compleja industria de los medios de comunicación: reforzar la credibilidad de los medios de comunicación y procurar su sostenibilidad como proyectos colectivos duraderos.

Sobre el problema de las “fake news” se ha dicho mucho y es de prever que se dirá, estudiará y, posiblemente, se regulará más. El problema está allí. Sin embargo, donde algunos ven razones para abandonar el periodismo, nosotros vemos oportunidades para seguir, diferenciarnos y crecer.

PUBLICIDAD

Posiblemente se avecinen leyes que regulen el derecho a la información y el papel de moderación de las redes sociales.

Pero frente a las tentaciones regulatorias solo existen dos recetas posibles para un sociedad que quiere ser libre: la responsabilidad de los lectores por informarse de dónde se informan y la responsabilidad de los editores por diferenciarse apostando por la credibilidad.

Y para nosotros no hay un sello que visibilice y refuerce mejor ese contrato entre el periodista y el lector que el hecho de que el símbolo de la suscripción sea característico del medio en que trabaja.

Por eso hemos decidido apostar nuestro futuro a un ambicioso plan de suscripciones que nos permita acercar la información, reforzando nuestra estructura y ampliando los canales.

Un plan de suscripciones que se apoye sobre una oferta de diferenciada de contenido y eventos, que se constituyan en una herramienta de trabajo indispensable para los profesionales del derecho.

Esta es nuestra fórmula para seguir fomentando el debate, el análisis y la reflexión, pero sobretodo el periodismo incisivo de Confilegal.