PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Prisión provisional y sin fianza para el detenido por agredir a un enfermero en el Metro de Madrid

Será investigado por un delito de lesiones agravadasComo consecuencia del ataque, la víctima ha perdido parte de la visión de un ojo. Foto: EP
| | Actualizado: 22/07/2021 11:47

El juez de Instrucción número 46 de Madrid decretó ayer el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del detenido por agredir a un enfermero en el Metro de Madrid después de que este último le pidiera que se pusiera la mascarilla, quien como consecuencia del ataque ha perdido parte de la visión de un ojo.

Será investigado por un delito de lesiones agravadas. 

Se trata de J. C L. C., de 19 años, colombiano y en situación irregular en España. Tiene antecedentes por varios robos y hurtos al descuido, delitos contra el patrimonio y una reclamación judicial en Baleares.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Juzgado tomará declaración a la víctima y a cinco testigos de los hechos el próximo 8 de septiembre.

El arrestado pasó ayer a disposición judicial y la Fiscalía pidió su ingreso en prisión provisional por un delito de lesiones grave, pero la calificación final queda a la espera de determinar los daños sufridos por la víctima en el ojo.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves por la noche, en la estación de Alto del Arenal de la Línea 1 del metro, cuando este enfermero del Hospital 12 de Octubre recriminó a un pasajero por no llevar mascarilla, obligatoria en el transporte público.

En un momento determinado, el joven atacó al sanitario con un objeto punzante y le propinó un fuerte golpe en la cara con lo que parece un puño americano.

PUBLICIDAD

A continuación espetó a la víctima: «Gilipollas, que te quede claro; ojalá te mueras», según ha quedado registrado en un vídeo.

Los hechos fueron grabados por los testigos y difundidos a través de redes sociales.

La detención se produjo el lunes en el madrileño barrio de Villaverde, cuando el joven se dirigía a su domicilio a recoger enseres personales con el objetivo probable, según la Policía Nacional, de ocultarse en otro lugar.

PUBLICIDAD

Para intentar eludir su arresto, el presunto agresor se había cambiado el color de pelo e incluso ocultaba los aros de las orejas para evitar ser reconocido, según ha informado la Policía.

EL CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA CONDENA LA ‘BRUTAL’ AGRESIÓN

El Consejo General de Enfermería de España (CGE), y con él toda la Organización Colegial Enfermera, ha condenado la «brutal» agresión sufrida por este enfermero y ha mostrado su apoyo al compañero.

PUBLICIDAD

Además, ha puesto a su disposición sus servicios jurídicos «para que cuente con la mejor defensa posible» y con la plena cobertura social y laboral del Estado.

Así lo ha informado en un comunicado, en el que una vez más ha querido mostrar su «absoluta condena y rechazo ante cualquier acto de violencia en todas sus formas», en este caso perpetrada contra un compañero que «por actuar en defensa de la salud y la seguridad de los ciudadanos fue objeto de una agresión brutal que le ha provocado terribles lesiones en el globo ocular».

Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE).

El Consejo General de Enfermería de España recuerda que la pandemia no ha terminado y que la ciudadanía debe ser consciente de que debemos respetar las normas en materia de salud pública si no queremos lamentar más muertes y más hospitalizaciones.

PUBLICIDAD

«Lo que hizo nuestro compañero enfermero es lo que hubiera hecho cualquier ciudadano responsable en defensa de la salud de todos, el uso de la mascarilla en espacios cerrados es obligatorio y es inaceptable y repulsivo que alguien responda con una agresión con tal grado de violencia por solicitarlo», denuncia.

Destaca que los enfermeros, junto al resto de profesionales sanitarios, «se han jugado la vida por los ciudadanos luchando cada día contra esta pandemia y, de hecho, se la siguen jugando porque, pese a la inmunización, siempre existe un riesgo de contagio y recontagio con todas sus posibles consecuencias».

«Es por ello, que ahora más que nunca, pedimos respeto y dignidad y tolerancia cero contra la violencia y contra los agresores contra el personal sanitario, una lacra que llevamos años sufriendo», concluye.

EN 2020 SE REGISTRARON 1.657 AGRESIONES A ENFERMEROS, UN 12,5 MÁS QUE EL AÑO ANTERIOR PESE AL CONFINAMIENTO

A lo largo de 2020 hubo al menos 1.657 agresiones a enfermeros, 185 más que el año anterior (un 12,5%), y ello pese al confinamiento, según se desprende del último informe del Observatorio Nacional de Agresiones a Enfermeras del Consejo General de Enfermería, publicado el pasado mes de junio.

Las cifras corresponden a todas las agresiones, tanto físicas como verbales, que profesionales o colegios de enfermería han notificado al Observatorio y que, según la Organización Colegial de Enfermería, que dirige Florentino Pérez Raya, son superiores a las que notifica la Policía Nacional en su registro anual, ya que no se contabilizan únicamente las denuncias policiales.

El documento incluye datos por cada Comunidad Autónoma y cuenta con la colaboración de todos los Colegios de Enfermería para su elaboración. Ni la Región de Murcia ni el Principado de Asturias han aportado datos este año.

Andalucía es la Comunidad Autónoma que más agresiones ha notificado (583); seguida por País Vasco (184), Castilla y León (182), Islas Baleares (173), Navarra (142), Galicia (135) y Castilla-La Mancha (124).

“Teniendo en cuenta que en esta ocasión no hay datos de dos regiones, Asturias y Murcia, el incremento es mucho mayor. En 2019 se obtuvieron datos de todas las comunidades y ciudades autónomas y el cómputo final fue de 1.472, este año contamos 1.657 casos sin contar aquellos lugares donde no han comunicado qué profesionales han sido agredidos, por lo que serán muchos más”, señaló Florentino Pérez Raya en la presentación del informe.

La Organización Colegial de Enfermería anima a todos los colegiados a denunciar «cualquier actitud violenta».

«Tenemos que atajar esta lacra, pues resulta intolerable e inadmisible cualquier tipo de conducta vejatoria hacia nuestros profesionales», subraya Florentino Pérez Raya, a lo que añade que para ello, las profesiones sanitarias trabajan junto a Policía y Guardia Civil para poner en marcha acciones que contribuyan a erradicar y minimizar este tipo de violencia.