PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Recusan al juez Florit porque consideran que está «contaminado» por la querella del ‘caso Móviles’

El motivo sería la causa de revelación de secretos, derivada de sus investigaciones en el marco del 'caso Cursach'La periodista de Europa Press, Blanca Pou, con los documentos del caso. EP.
|

Los agentes del Grupo de Blanqueo de Capitales encargados del ‘caso Cursach’ han recusado al juez instructor del mismo, Miguel Florit.

Los agentes consideran que podría estar «contaminado» al estar él mismo investigado por el ‘caso Móviles’ en el que se le imputa, entre otros, un delito de vulneración del secreto profesional periodístico.

PUBLICIDAD

Según la defensa de uno de los agentes –ejercitada por Álvaro Martín–, Florit no puede investigar ni a los agentes ni al anterior instructor del caso, Manuel Penalva, ni al fiscal anticorrupción, Miguel Ángel Subirán.

PUBLICIDAD

El motivo sería la causa de revelación de secretos, derivada de sus investigaciones en el marco del ‘caso Cursach’.

Cabe recordar que Florit declaró a principios del mes pasado ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), y dijo que consideraba que no había vulnerado el secreto profesional al ordenar la incautación y el rastreo de móviles de periodistas que cubrían la macrocausa de corrupción policial.

PUBLICIDAD

Tras él, declaró, como testigo, el representante de la Fiscalía Anticorrupción, Juan Carrau, que sostuvo que sus actuaciones dentro de esta causa, conocida como ‘caso Móviles’, fueron correctas.

QUERELLA POR PREVARICACIÓN

La querella se presentó después de que la Policía se incautara, por orden de Florit, de los teléfonos móviles de los dos redactores de Europa Press y ‘Diario de Mallorca’, en una pieza abierta para investigar el origen de informaciones periodísticas publicadas en relación al ‘caso Cursach’.

También requisaron ordenadores, un pendrive y diversa documentación en la sede de Europa Press.

PUBLICIDAD

Los periodistas y sus medios de comunicación interpusieron una querella contra Florit.

Posteriormente, la documentación aportada al TSJIB reveló que el juez también había ordenado, antes de la incautación, obtener los listados de llamadas y posicionamientos de los móviles de Mestre, Pou, una periodista de EFE y los teléfonos fijos de la sede de las dos agencias de noticias en Palma. EP.

PUBLICIDAD