Comienza en Turquía el juicio ‘in absentia’ a 20 saudíes por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi
Jamal Khashoggi, que colaboraba como columnista para 'The Washington Post', fue asesinado en el interior del consulado saudí en la ciudad turca de Estambul el 2 de otubre de 2018, cuando estaba arreglando el papeleo para casarse con su prometida, que testificará en el juicio.

Comienza en Turquía el juicio ‘in absentia’ a 20 saudíes por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi

Entre ellos, dos antiguos altos responsables del Gobierno del reino árabe
|
03/7/2020 14:07
|
Actualizado: 03/7/2020 14:14
|

Un tribunal de Estambul ha comenzado hoy el juicio ‘in absentia’ -en ausencia de- a 20 saudíes imputados en relación al asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018, en el consulado saudí de la ciudad turca.

Dos de los acusados son el exjefe adjunto de la Inteligencia saudí, Ahmed al Asiri, y Saud al Qahtani, el exasesor del príncipe heredero y hombre fuerte de la monarquía saudí, Mohamed bin Salmán, quienes según, según el pliego de cargos, serían responsables últimos de «instigar un homicidio premeditado con intención monstruosa».

Los otros 18 están imputados por torturar y asesinar a este periodista saudí, que colaboraba como columnista para The Washington Post.

El crimen de este periodista, crítico con el príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salmán, se produjo el 2 de octubre de 2018, en el interior del consulado, en la ciudad turca de Estambul, cuando estaba arreglando el papeleo para casarse con su prometida, Hatice Cengiz, que también testificará en el juicio.

De acuerdo con el relato de la acusación, Jashogi fue estrangulado hasta morir y su cuerpo fue posteriormente desmembrado.

Sus restos mortales no han sido encontrados hasta el momento.

La Fiscalía turca persigue la cadena perpetua con agravante para todos los acusados, según publica Europa Press.

Es la máxima pena que impone el Código Penal turco desde la abolición de la pena de muerte en 2002.

En el juicio también comparecerá la relatora especial de Naciones Unidas sobre asesinatos extrajudiciales, Agnes Callamard, que ha investigado el asesinato de Jashogi.

Arabia Saudí ha desarrollado su propia investigación sobre el asesinato de Khashoggi, que provocó un alud de condenas internacionales, con la condena a pena de muerte contra cinco de los implicados y pena de cárcel a otros tres acusados, nunca identificados, tras un proceso judicial caracterizado por su secretismo.

Al Asiri fue absuelto, mientras que Al Qahtani no llegó a estar imputado.

El reino árabe acabó describiendo la muerte del periodista como el resultado de una «operación al margen de la familia real» y negó toda implicación de Bin Salmán.

La relatora especial de Naciones Unidas sobre asesinatos extrajudiciales describió el juicio saudí como una «farsa» que en ningún caso tuvo intención de identificar ni a los responsables últimos de la muerte del periodista ni a quienes «incitaron, permitieron o ignoraron» lo que calificó «con alto grado de probabilidad como un asesinato extrajudicial y una desaparición forzada tras un posible acto de tortura», entre ellos «el príncipe heredero».

Bin Salmán ha asegurado que nunca ordenó el asesinato de Jashogi, pero ha asumido «plena responsabilidad de lo ocurrido como uno de los líderes de Arabia Saudí».

Callamard ve «paródico» el perdón otorgado por los hijos de Jashogi a los saudíes condenados por el asesinato de su padre, un gesto que ella sospecha que «allana el camino a su liberación».

La prometida de Jashogi ha destacado que «nadie puede perdonar» a los asesinos del periodista y se ha puesto a plena disposición del tribunal de Estambul para proporcionar su versión de lo acontecido.

La ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) considera que este juicio que arranca hoy representa la mejor oportunidad posible para hacer justicia sobre el asesinato de Khashoggi, por mucho que el proceso quede disminuido por la ausencia de los acusados.

«Esperamos que el proceso de Estambul abra no solo una nueva ruta hacia la Justicia, sino que sirva como una llamada de atención a la comunidad internacional sobre la urgente necesidad de poner fin a la impunidad por el asesinato de Jashogi, y garantizar una mejor protección para los periodistas en todo el mundo», ha manifestado el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

El representante de RSF Turquía, Erol Önderoglu, ha expresado su confianza en que la apertura de este proceso repare el «flagrante error» que supuso el procedimiento saudí.

«Es la mejor esperanza de justicia para Jamal Jashogi», ha señalado, y ha asegurado que la organización se encargará de vigilar que los procedimientos del juicio de Estambul «se lleven a cabo de manera transparente y de acuerdo con los estándares internacionales».

49 PERIODISTAS FUERON ASESINADOS EN 2019

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) informó el pasado 10 de diciembre que 49 periodistas han sido asesinados en lo que iba de año, en 18 países, y ha denunciado la violación de los derechos y libertades de la prensa y sus profesionales alrededor del mundo.

Según explicó, México encabeza la lista con 10 periodistas muertos y América Latina es el continente en el que más homicidos se han producido, con 18.

Le siguen Asia, que registró 12, África, 9; Oriente Próximo y el mundo árabe, 8; y Europa, donde fueron asesinados dos.

La FIF hizo esta denuncia en el marco del Día de los Derechos Humanos.

Si bien la cifra de asesinatos ha sido la más baja en las dos últimas décadas, el presidente de la FIF, Younes Mjahed, ha apuntado que “difícilmente puede atribuirse a las acciones de los gobiernos”.

“Mientras que el número de asesinatos ha disminuido, amenazas, encarcelamiento, acoso, censura y autocensura, así como el uso de medidas legales y administrativas siguen socavando la libertad de los medios y los Derechos Humanos en todo el mundo”, ha denunciado.

En 2018 se registraron hasta 95 homicidios.

La Federación Internacional de Periodistas ha señalado que “la caída de los asesinatos se debe en parte al colapso del grupo terrorista Estado Islámico en Irak y Siria, y a la renuncia de los profesionales extranjeros a cubrir zonas como las ya mencionadas, u otras como Yemen”.

La FIP fue fundada en París en 1926 y es la mayor organización de periodistas a nivel mundial. Representa a 600.000 profesionales de medios de comunicación en 187 sindicatos, federaciones y asociaciones de más de 140 países.

Es la portavoz de los periodistas en el sistema de Naciones Unidas y en el movimiento sindical internacional.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), también denunció el pasado noviembre que casi 500 periodistas (495) han sido asesinados entre 2014 y 2018 por ejercer su profesión.

449 de ellos eran hombres y 46 mujeres.

La UNESCO ha alertado de que los asesinatos a profesionales de la información han aumentado un 18% más respecto al quinquenio anterior.

En total, según los datos que maneja, entre 2006 y 2018 han sido asesinados hasta 1.109 profesionales de la información.

Además, la Unesco ha vuelto a denunciar un año más que casi el 90% de los responsables de estos crímenes no han sido condenados.

Noticias relacionadas:

El 90% de los crímenes contra periodistas en el mundo queda impune

Una princesa saudí denuncia su ‘detención arbitraria’ en una prisión de su país y pide al Rey Salmán su liberación 

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales