Pagazaurtundúa presenta un Estatuto de Ciudadanía Europea que recoge los derechos y libertades con valor específico por ser europeos
Sostiene que hay que desarrollar plenamente la libertad de circulación, de estudio, de trabajo, en definitiva, de vida en toda la Unión, y llevará este Estatuto a la Conferencia sobre el Futuro de Europa, que se está celebrando actualmente, para su aprobación.

Pagazaurtundúa presenta un Estatuto de Ciudadanía Europea que recoge los derechos y libertades con valor específico por ser europeos

Una norma que recogere las principales libertades de circulación y nuevos derechos, como el de "la herencia digital"
|
21/12/2021 13:15
|
Actualizado: 21/12/2021 13:21
|

La eurodiputada de Ciudadanos y vicepresidenta de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (LIBE) del Parlamento Europeo, Maite Pagazaurtundua, llevará a la Conferencia sobre el Futuro de Europa (COFE), que se está celebrando estos meses, la aprobación de un Estatuto que consagre los derechos y libertades que tenemos todos los europeos.

Este “pasaporte” de ciudadanía, que ha presentado hoy en Madrid, recoge los derechos y libertades fundamentales comunes a todos los europeos y «busca ahondar en el conocimiento y en el valor añadido que supone la pertenencia a la Unión Europea».

La propuesta de Estatuto desarrollado por la oficina Pagazaurtundúa está recogido en un documento de aspecto similar a un “pasaporte” comunitario y desarrolla los artículos del 20 al 25 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea relativos a las libertades, concediéndole así también una apariencia icónica. Asimismo, se suman derechos de nueva creación propios a este tiempo, como es el del Derecho a la herencia digital de la persona fallecida.

La presidenta de la Comisión de Libertades Civiles señala que «la ciudadanía europea es una construcción única que no existe en ninguna otra parte del mundo y que, pese a todos los beneficios que ha traído, no ha logrado todavía ser aplicada en toda su extensión». Recuerda que la ciudadanía europea comenzó a ser una realidad con el Tratado de Maastricht en 1992, de manera superpuesta a la ciudadanía de cualquier Estado miembro de la UE, otorgando a los ciudadanos europeos derechos suplementarios, y que la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE de 2000 «los reforzó y abrió la puerta a su conexión con nuevas realidades» que, según sostiene, «es necesario incorporar, para que el ejercicio de esos derechos cobre todo su potencial».

«Es el caso de la herencia digital, que va a ocupar cada vez una importancia mayor en el Derecho sucesorio. Redes sociales, informaciones digitalizadas, testamentos digitales… cada vez resultan más relevantes. Gestionar la huella digital que una persona deja al morir debe ser también un derecho de los herederos del fallecido, dirigido a salvaguardar los derechos del causante y de quienes sean sus herederos y, por ello, debe contar con las debidas garantías”, señala Pagazaurtundúa.

La diputada de Cs ha presentado su proyecto de Estatuto en un acto celebrado en el espacio Impact Hub Gobernador, que ha inaugurado el filósofo Fernando Savater, y en el que también han intervenido la jurista Teresa Freixes; Suzana Carp, de ‘ECIT Foundation’; y Susana del Río, académica y directora del programa Integral UE, DBS.

Mesa redonda de Pagazaurtundúa y el periodista José Ignacio Torreblanca, director de Consejo Europeo de Relaciones Exteriores y profesor de
Políticas en la UNED.
Fernando Savater, durante su intervención.

Pagazaurtundúa defiende desde hace años la aprobación de este Estatuto y trabajará para que la Conferencia Sobre el Futuro de Europa lo convierta en una realidad. Como miembro de la delegación del Parlamento Europeo en la COFE, aboga por que sea una de las iniciativas que se aprueben y que la Comisión Europea se ha comprometido a asumir.

“Es nuestra gran oportunidad de impulsar la recomendación que se recogió en el Informe de Ciudadanía y pedir que el Estatuto se convierta en una realidad», subraya la eurodiputada. «El pasaporte de ciudadanía europea es una propuesta para dar a conocer y aplicar de manera más rápida, más clara y más simple todos esos derechos que nos otorga el hecho de ser ciudadanos europeos”, agrega.

Además, indica que este Estatuto de Ciudadanía «podría constituir el precedente de la adopción de un Código de Derechos más amplio, sistematizando las regulaciones de los Tratados, de la Carta de los Derechos Fundamentales y otras regulaciones del Derecho de la UE, en conexión con las tradiciones constitucionales de los Estados miembros y el Convenio Europeo de Derechos Humanos, entre otros textos internacionales que pueden resultar vinculantes para la UE o los Estados miembros».

Pagazaurtundúa señala que han pasado 30 años desde Maastricht, desde que se aprobara la ciudadanía europea, “y como un traje que se queda pequeño, la aplicación al siglo XXI pide desarrollar las grandes libertades, para que sean más practicables, y pide innovaciones porque entramos en la era digital”. “La ciudadanía europea es un éxito, sobre todo para los jóvenes, pero hay que desarrollar plenamente la libertad de circulación, de estudio, de trabajo, en definitiva, de vida en toda la Unión”, afirma.

«Los europeos tenemos hoy algunos derechos de ciudadanía europea asociados a la ciudadanía de nuestro Estado miembro, lo que nos otorga, por ejemplo, derechos electorales y consulares, pero quedan muchos déficits por cubrir. Por ejemplo, los jóvenes piden poder estudiar y vivir con normalidad en toda la Unión Europea. Por eso, y porque la confianza es el corazón del pacto político, tenemos que completar el éxito de la ciudadanía europea situándola -con sus derechos- en el centro del sistema político”, explica.

Además, añade que «ahora sabemos que cada Estado miembro afrontando solo la policrisis de la pandemia habría quedado a la intemperie». «Tenemos nuevos retos y problemas y necesitamos reforzarnos como europeos«, sentencia.

El reconocimiento de derechos y libertades se especifica en seis apartados: derechos de participación ciudadana, libertades, derecho a la buena administración y derechos digitales, garantías y disposi- ciones adicionales. Todos ellos, apoyados en los Tratados de la Unión y en jurisprudencia, aunque también se incluyen derechos nuevos que requerirán normas nuevas, como es el caso de los derechos digitales.

«Así es como se consagrarían el derecho a ser elector y elegible en las elecciones al Parlamento Europeo y en las elecciones municipales en el Estado de residencia en las mismas condiciones que los nacionales de ese país, o el derecho a impulsar una Iniciativa ciudadana europea», asevera.

Ese «pasaporte» incluiría la libertad de circulación en toda la UE y la libertad de residencia, pero también el reconocimiento de las competencias y cualificaciones profesionales como equivalentes para trabajar en otro Estado miembro. Se recogería, además, el acceso a Internet como derecho universal, el derecho a la identidad en el entorno digital y a la protección de datos, así como los derechos de los ciudadanos frente a la inteligencia artificial, entre otros.

Pagazaurtundúa hace hincapié en que «para velar por estos derechos, los europeos deben tener asegurada la protección diplomática y consular del resto de países, si no cuentan con la de su Estado, y el derecho a la tutela judicial efectiva, también en los entornos digitales».

Además, para reforzar el sentimiento de pertenencia y puesto que los ciudadanos tienen que ser los protagonistas de la UE del futuro, Pagazaurtundúa propone un día festivo en todos los Estados miembros, el 9 de mayo, Día de Europa, y un distintivo europeo en los pasaportes emitidos por los Estados miembros.

Aquí puede seguir el acto:

Noticias relacionadas:

Pagazaurtundúa denuncia el acoso a la familia de Canet ante la Agencia Europea de Derechos Fundamentales para que ‘haga cumplir el Estado de Derecho al Gobierno central’

Noticias Relacionadas:
Lo último en Política