PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Lesmes condena el ataque al juez Llarena y pide respeto a la independencia judicial

Destaca que "el CGPJ hará lo necesario para preservar en su función a los jueces españoles"El presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha traslado hoy el apoyo y amparo del CGPJ al juez del 'caso procés' en declaraciones a los periodistas tras la entrega de premios del Observatorio contra la Violencia de Género.
|

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha condenado «rotundamente» el ataque de las juventudes de la CUP al domicilio del juez del Alto Tribunal Pablo Llarena, en Sant Cugat del Vallés (Barcelona).

«Quería hacer unas declaraciones en relación a los hechos ocurridos esta mañana en Sant Cugat, en el domicilio familiar del señor Llarena», ha manifestado Lesmes a los periodistas tras la entrega de los premios anuales que otorga el Observatorio contra la Violencia de Género, dependiente del CGPJ.

PUBLICIDAD

«Como ustedes saben, ha sido objeto de pintadas y de una cierta agresión en la propia vivienda. Creo que se encontraba, además, un miembro de su familia en el interior cuando estos hechos han ocurrido, y lo que quiero manifestar es que me parecen lamentabilísimos estos hechos y que como Consejo General del Poder Judicial, como presidente del Consejo, los condenamos rotundamente», ha expresado.

PUBLICIDAD

Los Mossos d’Esquadra ya han abierto una investigación para identificar a los responsables del ataque, y el Ministerio del Interior ha instado a una revisión del protocolo de seguridad del magistrado tras sufrir este nuevo ataque.

Además, el presidente del CGPJ ha destacado que un Poder Judicial independiente, que actúe con estricta sujeción a la Ley y que debe ser respetado por la sociedad entera, es imprescindible para el mantenimiento de nuestra democracia».

PUBLICIDAD

«Sin ese Poder Judicial independiente que actúe solo con sujeción a la ley y no con arreglo a otras razones, la democracia en España no será posible», ha subrayado.

En ese sentido, ha manifestado que «el CGPJ hará lo necesario para preservar en su función a los jueces españoles».

LLARENA SE HA CONVERTIDO EN LA BESTIA NEGRA DEL INDEPENDENTISMO 

El juez Llarena se ha convertido en la bestia negra del independentismo tras haber procesado a 25 líderes separatistas.

PUBLICIDAD

La portavoz de Arran, Núria Martí, ha manifestado hoy, en declaraciones a los medios en la Ciudad de la Justicia, que han hecho esta acción contra el juez Llarena porque «la juventud se tiene que dotar de las herramientas que tenga a su alcance para atacar un sistema judicial heredero del franquismo».

Martí ha dicho que Llarena es uno de los principales símbolos de la Justicia y ha advertido que atacarán «las veces que haga falta la justicia española y sus herramientas represivas».

PUBLICIDAD

Además del ataque de esta madrugada en su domicilio personal, el pasado 25 de marzo Arran hizo pintadas en la segunda residencia del magistrado, en la localidad de Das (Gerona), tildándolo de “fascista” e instándole a abandonar el municipio.

En aquella ocasión, las juventudes de la CUP también difundieron por Twitter su ataque:

Las pintadas fueron borradas en septiembre por Ciudadanos.

Además, el pasado 28 de julio el juez Llarena también fue increpado por miembros del CDR de Palafrugell (Gerona) al salir de un restaurante de la localidad.

Alrededor de 20 independentistas, que fueron alertados de la presencia del magistrado y sus amigos, entre los que se encontraba Alberto Fernández Díaz, líder del PP en Barcelona, increparon a gritos y amenazaron al grupo cuando abandonaba el restaurante y se dirigía a los coches. El magistrado, que iba protegido policialmente, no pasó ningún peligro por esa circunstancia.

«Las calles serán siempre nuestras», le gritaron, entre otras cosas.

Incidentes de recusación, una demanda colectiva  y la demanda civil interpuesta en Bélgica por el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y 4 exconsejeros huidos, Meritxell Serret, Antoni Comin, Clara Ponsatí y Lluis Puig son otras de las acciones de los separatistas a las que se ha enfrentado este magistrado.

La Sala del 61 rechazó el pasado septiembre por unanimidad apartar a los jueces del ‘caso procés’.

Cabe recordar que frente a la demanda de los separatistas huidos, el magistrado del Supremo solicitó en agosto amparo al Consejo General del Poder Judicial.

Llarena advirtió del «riesgo» que dicha demanda supone «para la integridad de la jurisdicción española», y afirmó que la reclamación de los procesados en Bélgica «supondría un ataque planificado a las condiciones de independencia» en las que desarrolla su labor.  

Pablo Llarena, magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo./ Carlos Berbell.

De acuerdo con el juez Llarena, lo que buscan los 5 políticos fugados tiene un único fin: “condicionar y de influir en futuras resoluciones judiciales que puedan adoptarse” en ese y otros procedimientos.

La Comisión Permanente del CGPJ respaldó al magistrado.

LA FISCAL MAGALDI Y EL JUEZ RAMÍREZ SUNYER TAMBIÉN SUFRIERON ATAQUES

Otros jueces y fiscales catalanes han sido víctimas de ataques. Es el caso, por ejemplo, de la fiscal jefe de Barcelona, Ana Magaldi. Unos desconocidos irrumpieron en su segunda residencia en un pueblo del Pirineo y le cortaron la calefacción.

También fue increpada a las puertas del Palau de Justicia en la última sesión del juicio por el 9-N, en febrero de 2017. Un grupo de entre 20 y 30 personas le gritó a las puertas del juzgado “fuera, fuera la justicia española”, “fascista”, “eres una mierda”, “vete de Cataluña”.

Además, individuo se dirigió corriendo en diagonal hacia ella, momento en que afirma que temió “por su integridad” y, con una “mirada de odio” como no había visto otra en sus 64 años y cree no olvidará “en la vida”, le dijo: “Tú eres la Fiscalía, tú nos condenas por poner las urnas”.

El magistrado Juan Antonio Ramírez Sunyer, fallecido recientemente, que era titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona también fue acosado por el separatismo.

El grafiti que hicieron donde veraneaba el magistrado decía “M S j. 13 fora de Port”, J13 se refería al Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona del que era titular.

Hicieron pintadas en su domicilio y también junto a una casa que tenía alquilada en la Costa Brava, en El Port de la Selva (Gerona), y el casero se negó a renovarle el alquiler.