PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El CGPJ no castiga a la «magistrada-pitonisa» porque fue grabada con cámara oculta en su domicilio, ilegalmente

María Jesús García Pérez en una foto que publicó La Voz de Galicia. Carlos Castro.
|

La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se ha vuelto a partir por la mitad otra vez y ha producido, otra vez, una decisión polémica por decidir archivar el expediente incoado a María Jesús García Pérez, titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 3 de Lugo, investigada por hacer pluriempleo leyendo el futuro a los ciudadanos echando las cartas del tarot. 

Por 4 votos a favor del archivo, los vocales Roser Bach, Victoria Cinto, Vicente Guilarte y Enrique Lucas, frente a 3 en contra, los de Ángeles Carmona, Carmen Llombart y Wenceslao Olea, este último también magistrado del Tribunal Supremo y presidente de dicha Comisión, se ha acordado archivar el expediente incoado por el promotor de la Acción Disciplinaria, Ricardo Conde, contra la magistrada pitonisa. 

PUBLICIDAD

Conde consideraba los hechos una falta muy grave. 

PUBLICIDAD

¿Cuál ha sido la argumentación para el archivo?

Los cuatro vocales que conformaron la mayoría consideraron que la prueba en que se basaba la incoación del expediente se basaba en una prueba «ilícita», según su punto de vista: la grabación con cámara oculta realizada en el domicilio de la magistrada pluriempleada. 

PUBLICIDAD

En 2012 el Tribunal Constitucional falló declarando ilegítimo el uso de las cámaras ocultas, aún cuando la información que se obtuvieran con ellas fuera de relevancia pública.

De acuerdo con el máximo tribunal de garantías, la utilización de estas cámaras se basa en un «engaño o ardid» que el periodista despliega simulando una identidad oportuna según el contexto, para provocar y registrar «subrepticiamente» declaraciones que quizá no hubiera logrado al presentarse con su verdadera identidad.

Los periodistas del diario «El Progreso», de Lugo, autores de esta exclusiva, hicieron uso de ese recurso.

PUBLICIDAD

Para el Constitucional, el carácter oculto de esa técnica de investigación periodística supone una vulneración del derecho a la propia imagen y a la intimidad personal.

A pesar de todo, esta decisión, de la Comisión Disciplinaria, sin duda, no deja en buen lugar la imagen de la justicia, manchada, por ello, con fundadas sospechas de corporativismo.

PUBLICIDAD

Porque es evidente que ejercía el pluriempleo echando las cartas y cobrando por ello, sin estar autorizada por el CGPJ y sin pagar a la Hacienda Pública. 

Ya en julio, la Comisión Disciplinaria rechazó, por cinco votos a dos, acordar la suspensión provisional de funciones de María Jesús García Pérez mientras se resolvía este expediente.

Según informó en su momento el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), en el trámite de alegaciones, la Fiscalía había solicitado la suspensión provisional de la magistrada por un periodo máximo de seis meses, igual que había pedido el promotor de la acción disciplinaria, en el marco del expediente incoado a la jueza.

Por su parte, la magistrada, como era lógico, se había opuesto a la adopción de la medida cautelar. E incluso, siguió con su pluriempleo.

A mediados de junio, el CGPJ abrió un expediente disciplinario a esta jueza por la supuesta comisión de una falta «muy grave» por anunciarse como tarotista y vidente y llevar a cabo estas prácticas.

PUBLICIDAD

Era público y notorio en la ciudad de Lugo, donde tiene su residencia.

La magistrada María Jesús García Pérez, quien se sacaba un sobresueldo echando las cartas del tarot. El Progreso.

TRAYECTORIA

El proceso contra la jueza se inició después de que el TSXG trasladase un escrito del presidente de la Audiencia Provincial de Lugo en el que comunicaba que había tenido conocimiento de que la magistrada «de forma pública reparte octavillas publicitarias (…) anunciándose como tarotista y vidente con gran experiencia en echar las cartas de tarot».

Este escrito dio lugar a unas diligencias informativas por parte del promotor de la acción disciplinaria, a las que se unieron varias informaciones periodísticas en las que se afirmaba que la propia magistrada realizó la citada actividad. Concretamente, el periódico ‘El Progreso’ de Lugo narró en sus ediciones en papel la experiencia de incógnito en una sesión de tarot, así como ‘La Voz de Galicia’, que también publicó esta práctica.

La polémica ha rodeado a esta jueza en varias ocasiones, puesto que según publicó ‘El Confidencial’ el pasado mes de junio, el CGPJ abrió diligencias a María Jesús García en 2001 por «bailar como ‘stripper’ en un local de Canarias, donde tenía su destino profesional entonces.

En su momento, según esta misma publicación, alegó que era un ‘hobby’.

Entonces, fuentes del poder judicial confirmaron a Europa Press que en los últimos cuatro años y medio esta jueza no había contado con ninguna otra diligencia abierta. No obstante, en Galicia, la jueza también tuvo como destino Santiago de Compostela y llegó a motivar una queja pública del Colegio de Abogados compostelano por llevar a las vistas a un gato. CON INFORMACIÓN DE EP.