PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El «extraño caso» de la magistrada Pilar de Lara

La magistrada expedientada Pilar de Lara podría perder su destino si el Pleno del CGPJ ratifica la decisión unánime de la Disciplinaria. El Progreso.
|

Conozco a Agustín Azparren -exvocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y magistrado en excedencia- desde septiembre de 2003 y de él he dicho siempre lo que pienso: Como abogado, es uno de los  grandes especialistas en mediación y el número uno en materia disciplinaria del CGPJ.

No en vano fue miembro de la Comisión Disciplinaria del órgano de gobierno de los jueces entre 2001 y 2007.

PUBLICIDAD

Conoce la materia, conoce la casa, conoce la gente que la dirige, algunos de los cuales fueron letrados en su tiempo de vocal o consejero, que los dos sustantivos sirven.

PUBLICIDAD

Es más, el lema de su despacho es «Con nuestro equipo siempre juegas de local». 

Azparren ha defendido, hasta ahora, con total éxito, a 6 magistrados.

PUBLICIDAD

Gran parte de esos éxitos se deben, no solo a sus conocimientos jurídicos, sino a su personalidad, a su innegable y contrastada capacidad para las relaciones sociales.

Es un don. Lo tiene «de fábrica».

Es cierto que se puede aprender, pero en él es algo natural, como Lionel Messi sobre los terrenos de juego.

PUBLICIDAD

Es del todo imposible que Azparren te caiga mal aunque disientas al ciento por ciento de lo que piensa.

Por eso, no me extrañó nada que la magistrada Pilar de Lara Cifuentes, titular del Juzgado de Instrucción 1 de Lugo, lo contratara.

PUBLICIDAD

Porque, además, es uno de los pocos abogados que tiene muy claro que en nuestro tiempo hay que actuar simultáneamente ante dos tribunales: el de justicia y el de la opinión pública.

Y aunque la instrucción que está llevando a cabo el promotor de la Acción Disciplinaria (pAD), Ricardo Conde, no es un juicio en sí mismo, requiere de actuaciones similares, sobre todo en lo que se refiere a sus intervenciones ante el tribunal de la opinión pública, es decir, ante nosotros los periodistas de los medios de comunicación.

No está de más recordar que la instrucción de los expedientes disciplinarios en el CGPJ se parecen más a un tribunal de honor, con una tramitación totalmente opaca para los denunciantes.

En parte Azparren ha conseguido sus objetivos, hay que reconocérselo.

Porque en las últimas semanas ha contribuido a generar y proyectar la imagen de una magistrada híper trabajadora, comprometida con la defensa de la ley y la lucha contra la corrupción, que es víctima de la incompetencia de los que le asisten.

PUBLICIDAD

En suma, los retrasos no fueron culpa suya, sino de los que le rodeaban.

También de la Xunta de Galicia, que es la que tiene que poner los medios, afirmación con la que el gobierno autonómico no está de acuerdo– ha sido el Juzgado de Galicia más dotado -y como no, del CGPJ que la hizo perder dos semanas durante la inspección realizada en su Juzgado. Y para terminar, la huelga de funcionarios -duró unos pocos meses- cuando tiene causas, que se iniciaron hace diez años.

Por eso, por su celo profesional, por su entrega a la Justicia, está donde se encuentra. En el mensaje subliminal que se ha proyectado en las últimas semanas. 

LOS ABOGADOS DENUNCIANTES ESTÁN MUY HARTOS

Sin embargo, Pilar de Lara Cifuentes se encuentra donde se encuentra, por sus propios actos y por una hartura generalizada de los abogados de muchos investigados que ya han perdido el miedo a enfrentarse a ella.

Para que no un abogado sino un puñado de ellos hayan cruzado la línea roja que supone poner blanco sobre negro en escritos sus quejas sobre la magistrada De Lara, con la conciencia de que las relaciones con ella jamás volverán a ser las mismas y que eso afectará a otros clientes futuros, tienen que estar muy, pero que muy hartos. 

Dichos escritos, a los que hemos tenido acceso en Confilegal, contienen todo lujo de detalles sobre la forma de trabajar de la magistrada, lo que afecta de forma directa y negativa a sus «patrocinados», como se decía antiguamente, provocando un mal funcionamiento de la Administración de Justicia en ese Juzgado.

En especial por las llamadas «macrocausas» que, para muchos de estos letrados no son más que auténtica acumulación de papel porque solicita documentación innecesaria a casi toda la geografía nacional, convirtiendo el Juzgado, en una especie de mini Audiencia Nacional, que ha conducido, repetidas veces, a la nulidad de dichas actuaciones, decretada por el tribunal de apelación de la Audiencia Provincial de Lugo.

En este caso, la Sección Segunda.

«Macrocausas»sin fin, muchas de las cuales duran ya más de 8 años,y que han tenido consecuencias fatales para muchos políticos -de todos los partidos investigados-, convertidos en «cadáveres civiles», borrados de la cosa pública para siempre por sus imputaciones de corrupción sin fecha de caducidad.

EMULANDO A LA AUDIENCIA NACIONAL

¿Por qué el Juzgado de De Lara tiene tantas macrocausas, emulando a la Audiencia Nacional, y ninguno de los dos otros dos órganos judiciales de Instrucción de Lugo, o del resto de Galicia, no?

Todo un misterio.

Es un caso único en la historia de la España democrática. Doy fe.

Como consecuencia de ello, a la titular del Instrucción 1 de Lugo, el 30 de octubre pasado, el pAD Conde le abrió un expediente disciplinario el pasado mes de octubre por una falta muy grave, dos graves y una leve, previstas en los artículos 417.9, 418.11 y/o 419.3 y 418.16 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

La muy grave, la 417.9, consiste en “La desatención o el retraso injustificado y reiterado en la iniciación, tramitación o resolución de procesos y causas o en el ejercicio de cualquiera de las competencias judiciales”.

De las dos graves, la 418.11, está descrita como «El abandono del servicio o la ausencia injustificada y continuada por más de tres días naturales y menos de siete de la sede del órgano judicial en que el juez o magistrado se halle destinado»;  y la del 418.16 como «Adoptar decisiones que, con manifiesto abuso procesal, generen ficticios incrementos del volumen de trabajo en relación con los sistemas de medición fijados por el Consejo General del Poder Judicial».

La leve, del 419.3, está definida como «El incumplimiento injustificado o inmotivado de los plazos legalmente establecidos para dictar resolución en cualquier clase de asunto que conozca el juez o magistrado».

SOLO HA DECLARADO LA ACTUAL LETRADA DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

Pilar de Lara se presentó a declarar ante el pAD Conde y el teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, el 22 de diciembre pasado, con un exhaustivo informe de 710 folios bajo el brazo.

Informe cuya elaboración contribuyó a «colapsar» -el adjetivo es de la magistrada- temporalmente el Juzgado, según reconoció en un reciente resolución a una procuradora.

En favor de la magistrada declaró ante el pAD, la actual letrada de la Administración de Justicia de su Juzgado.

Pero no han sido llamados a declarar ninguno de los jueces, de Adscripción Territorial de refuerzo, ni los tres LAJs anteriores, lo cual hubiera sido lo lógico, pues son perfectos conocedores del funcionamiento del Juzgado.

Azparren declaró ante el tribunal de la opinión pública, después de aquello, que tenían «una sensación muy buena porque contestó con bastante firmeza y con todo lujo de detalles y memoria sobre cada uno de los procedimientos, exponiendo que los retrasos estaban justificados y cuando no, era porque dependía de otros funcionarios o de trámites que estaban pendientes y no se podía hacer nada mientras tanto”.

«ANNUS HORRIBILIS» DE PILAR DE LARA

La apertura del expediente disciplinario a la magistrada Pilar de Lara fue la consecuencia de su «Annus Horribilis».

No puede existir otra definición más precisa.

Un año negro que comenzó para ella el 15 y el 19 de marzo con la anulación de 14 autos consecutivos, por parte del tribunal de apelación de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo, compuesta por los magistrados Edgar Amando Cloos Fernández, como presidente, María Luisa Sandar Picadoy José Manuel Valera Prada.

Los magistrados consideraron que las investigaciones que había llevado a cabo en el sureste de España a lo largo de diez meses sin tener competencia legal de ningún tipo.

Además, reprobaron a la magistrada que continuase con una instrucción en la que ella había dictado un Auto de inhibición a favor de la Audiencia Nacional el 28 de julio de 2015, y a pesar de ello siguió instruyendo sin tener competencia y que además, la remitiera a Madrid 2 años y medio más tarde.

Durante ese tiempo De Lara tenía que haber abandonado cualquier tipo de actividad porque lo tenía vedado, salvo aquellas diligencias que tasa la Ley como especialmente urgente, que no era el caso.

Pero no lo hizo.

Por esa irregularidad, la entonces magistrada titular del Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, rechazó la causa el pasado mes de abril.

Lo expresó con toda claridad: «Es necesario determinar si resulta aquí aplicable lo señalado por el Tribunal Supremo en relación con las inhibiciones ‘tardías’, ya que han sido innumerables las medidas de investigación llevadas a cabo desde el inicio de la investigación en el año 2011”.

“Pese a esta circunstancia”, continuaba Lamela, “se ha continuado por el Juzgado Instructor conociendo de la totalidad de las actuaciones, hasta el mes de enero del presente año 2018”.

Y añadió, poniendo el dedo directamente en la llaga: “Pese al dictado del auto de fecha de 28 de julio de 2015 por el que se acuerda la inhibición, sin que tampoco se exprese ni argumente cuál es el motivo para persistir durante más de 6 años en esa actuación, y para remitir el testimonio de las actuaciones dos años y medio después del dictado de inhibición, con una adición de 35 tomos más, hasta un total de 40 en los cuales se han documentado las actuaciones”.

Un zasca en toda regla que en Confilegal titulamos «Lamela da una clase ejemplar de 3º de Derecho en un auto a su compañera de Lugo, Pilar de Lara».

La magistrada, no conforme con la decisión de su compañera, recurrió ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo presentando una cuestión de competencia, que le tocó a Pablo Llarena.

Y le volvieron a dar otro zasca.

Porque Llarena completó la lección en octubre pasado.

“No parece que los hechos denunciados hayan producido perjuicio patrimonial en una generalidad de personas en el territorio de más de una Audiencia, pues tan sólo se han identificado a 17 Concellos y Ayuntamientos de Galicia y a 7 Ayuntamientos de Asturias. Además, señala parece difícil que vayan a aparecer más Ayuntamientos perjudicados después de más de seis años de investigación”, escribió el magistrado.

Copiando las palabras de su hoy compañera de Sala, Llarena remató con una frase de reproche a De Lara: “Parece difícil que vayan a aparecer más Ayuntamientos perjudicados después de más de seis años de investigación”.

NO FUE EL ÚNICO CASO

La misma historia -de inhibirse pero no enviar las causas- se volvió a repetir después, en septiembre.

Pero en esta nueva ocasión no tardó en mandar dos causas 2 años y medio después sino 4 cuatro años. 

Los afectados fueron los magistrados Ana López-Suevos Fraguela, del Juzgado de Instrucción 1 de Santiago de Compostela, y Andrés Lago Louro, de Instrucción 3 de la misma ciudad.

Cada una de las causas eran por tráfico de influencias.

En ambos asuntos, De Lara había acordado inhibirse por medio de sendos autos de 26 de mayo de 2014 a favor de los Juzgados del Partido Judicial de Santiago por entender que ellos eran los competentes porque los hechos sucedieron en ese partido judicial.

Debe señalarse que la causa siguió instruyéndose por un plazo de cuatro años y su estudio permite observar que durante su tramitación se dedujeron testimonios e informes en relación con algunos presuntos hechos delictivos y personas investigadas que aparentemente fueron objeto ya de inhibición a otros órganos judiciales“, escribió la magistrada López-suevos en su auto rechazando la inhibición.

Y añadió que a su Juzgado le resulta imposible determinar, con la simple lectura de las actuaciones, “qué hechos y qué delitos se imputan a cada quién”. 

Ambos le devolvieron a De Lara las causas.

Como tampoco pasó nada cuando la titular del Juzgado de Instrucción 7 de Avilés, Asturias, María del Carmen Márquez, le devolvió otra causa dos años después de haberse inhibido, en agosto de 2016, pero sobre la que siguió instruyendo sin tener jurisdicción.

“Se continuaron practicando diligencias” que “no son de mero trámite o derivadas de la necesidad de adoptar medidas urgentes, sino que “constituyen las actuaciones de investigación normales y habituales en casos como el presente”. En consecuencia, devolvió la causa a la magistrada de Lugo.

En ninguno de esos casos pasó nada.

Ni tuvo consecuencia alguna para De Lara.

LA AUDIENCIA PROVINCIAL LE RECRIMINA POR HACER INVESTIGACIONES PROSPECTIVAS, QUE ESTÁN PROHIBIDAS

En septiembre pasado, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo, en funciones de tribunal de apelación, volvió a imponerle un nuevo correctivo en otro auto.

En esa ocasión le recriminó a la magistrada haber llevado una “investigación prospectiva, proscrita en nuestro ordenamiento”.

La Sala estima que si bien el Juez Instructor ha de practicar aquellas pruebas que estime necesarias, las mismas han de ser pertinentes y relevantes para la investigación«, le recordaron los magistrados Ana Rosa Pérez Quintana, Darío Reigosa Cubero y María Luisa Sandar Picado.

«Dentro de esta pertenencia es donde se ha de valorar un juicio de oportunidad o adecuación. Y por último esa prueba ha de ser necesaria, que es lo que recoge la norma, es decir, que tenga utilidad para la investigación”, dice el tribunal en respuesta al recurso de apelación presentado por los representantes legales de el exalcalde de Lugo, el socialista, José López Orozco, el exconcejal de Urbanismo, expresidente de la Diputación de Lugo y exsecretario general del PS de G-PSOE, José Rodríguez Besteiro, y Covadonga Honrado, exjefa del Servicio de Licencias del mismo Ayuntamiento.

La prueba peticionada abunda en una investigación prospectiva, proscrita en nuestro ordenamiento, pues si esas negociaciones resultaron infructuosas, nada pueden aportar a la presente causa, pues no se encuentra ninguna fundamentación que apunte a la existencia de hechos que puedan abundar en la investigación“, señaló el tribunal.

DESTRUCCIÓN DE CARRERAS POLÍTICAS

El reguero de «cadáveres civiles» -políticos imputados- dejado por las instrucciones de las «macrocausas» de De Lara es muy amplio.

Personas a las que las investigaciones han acabado con sus carreras políticas y su proyección social.

Dos de ellos, sin embargo, consiguieron en 2018 ver su nombre rehabilitado. Xosé López Orozco, uno de los hombres más carismáticos del Partido Socialista Galego-PSOE, tuvo que abandonar la alcaldía de Lugo en 2015 acusado de haber recibido «mordidas» dentro de la Operación Pokemon.

Imputación que fue sobreseiday archivada en la pieza principal, Pokemonpor auto de fecha 26 de septiembre pasado en el que, nuevamente recriminan a De Lara su instrucción.

Así: «la Sala reitera, al igual que ha venido haciendo de forma reiterada, que no puede mantenerse ‘sine die’, una instrucción, pues tal y como ha referido el Tribunal Constitucional, una instrucción ha de descansar en una sospecha inicial seria basada en unos hechos concretos constitutivos de delito grave y no en una pretendida búsqueda sin más de posibles hechos que hubiera podido cometer el acusado, que transformaría esa instrucción en una ‘inquisitivo generalis’ prohibida en nuestro derecho».

“Yo sé lo que es un juez de la Inquisición porque lo he vivido con Pilar de Lara”, declaró en su momento a Confilegal después de 6 años de suplicio.

Y lo mismo sucedió con Fernando Blanco Álvarezexconcejal del Ayuntamiento, exdiputado provincial, conselleiro de Industria en el gobierno bipartito que formaron el Partido Socialista de G-PSOE y el Bloque Nacionalista Galego (BNG) bajo la presidencia del socialista Emilio Pérez Touriño (2005-2009), para quien la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo, decretó el archivo de la causa.

“El bagaje acusatorio es muy endeble, basado en meras manifestaciones carentes de cualquier corroboración periférica, sin que sea posible ampliar de manera ficticia la instrucción cayendo en una investigación prospectiva que no es admisible en derecho penal“, se puede leer en el auto de archivo.

Orozco Blanco no son los únicos «cadáveres civiles», aunque sí los primeros en ser rehabilitados.

De acuerdo con nuestras informaciones, son más de veinte las macrocausas que instruye De Lara, algunas de las cuales comienzan a desinflarse, como dos piezas separadas del llamado caso Carioca, relacionados con la prostitución, cuyo archivo solicitó la Fiscalía -uno a primeros de año y otro a finales-, lo cual ha resultado un fiasco de grandes proporciones.

La sensación generalizada entre los abogados es que la magistrada tiene un problema claro de organización personal, porque se queda con todo, no archiva nada, se inhibe a favor de otros juzgados pero no envía las causas y sigue instruyendo y abriendo nuevas piezas, acumulando papel y más papel.

Y lo más curioso, las causas que han correspondido a otros jueces de adscripción territorial, sustitutos, como los que, por razón de la competencia territorial, han salido de Lugo, han concluido en sonoros archivos.

Este, y no otro, puede ser el origen de esas macrocausas.

Cómo la petición sistemática de documentación a organismos públicos y sociedades, sin un criterio selectivo, que producen una acumulación innecesaria y exponencial de papel que hacen inmanejable los procedimientos.

Estas parecen ser las de esas instrucciones interminables, en algunos casos repartidas por gran parte de la geografía nacional.

Un extraño caso, este de Pilar de Lara, tengo que reconocerlo. 

Y más extraño por el hecho de que todo parece estar centrándose, en esta causa de la que es competente el pAD Conde, en quién tiene la culpa de los retrasos.

¿Verdad que cuando se observa el panorama con mayor perspectiva las cosas se ven con más claridad? Los retrasos investigados adquieren otra naturaleza. 

¿Y lo de los vinos Vega-Sicilia?

Eso para otro día.