PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El BBVA pagó a una empresa de Villarejo al menos 211.750 euros por investigar a Ausbanc y a Luis Pineda

En la AN también se investiga "el pago de una factura de dos millones que coincide con el expediente de expulsión de Ausbanc del registro de consumidores con el objetivo de que perdiese su legitimación procesal en la demanda por la ilegalización de la cláusula suelo", según informa PinedaLuis Pineda, en el centro, flanqueado por sus abogados: Miguel Durán, a la izquierda, y Luis de las Heras, a la derecha, de perfil. Foto: Carlos Berbell.
|

El BBVA pagó al menos 211.750 euros a la empresa Club Exclusivo de Negocios y Transacciones (Cenyt), asociada al excomisario José Manuel Villarejo para que investigase a la Asociación de Usuarios de Servicio de la Banca (Ausbanc), a su presidente, Luis Pineda.

Así se desprende de una factura emitida por la mercantil Cenyt, fechada a 15 de junio de 2015, publica Europa Press.

PUBLICIDAD

También han sido «investigados informes relativos a la vida personal y familiar de Luis Pineda», según ha informado él mismo a Confilegal, aludiendo a la publicación íntegra del informe Austria en distintos medios y que aportó con su querella el despacho Durán & Durán, que lo representa.

PUBLICIDAD

En 2015 el presidente del BBVA era Francisco González, quien ostentó el cargo hasta el 31 de diciembre de 2018, y fue sustituido por el hasta entonces consejero delegado, Carlos Torres.

La citada factura recoge un pago con el concepto «trabajos de investigación que se describe en anexo, realizados en los dos últimos años en España y en el extranjero, incluyendo entre otros, estructura, financiación, intereses y actuaciones del sujeto, al objeto de determinar las motivaciones y finalidades a los que pueda responder su estrategia de acoso al Grupo y sus directivos y a los efectos de la defensa jurídica que corresponda», según publica Europa Press.

PUBLICIDAD

Pineda afirma que esto «acredita todos los hechos recogidos en la querella» que presentó contra el BBVA y el excomisario José Manuel Villarejo, entre otros.

En línea con lo consignado en el Libro Mayor de Cenyt aquel año, el importe por esta tarea se fijó en 175.000 euros, 211.750 con el IVA incluido.

De acuerdo a Luis Pineda corresponde a «uno de los importes» que el banco habría pagado a la mercantil de Villarejo para investigarle «con el objeto de extorsionarle para que desistiese de su intento de ilegalización de la abusiva cláusula suelo de las hipotecas, que afectan a millones de personas y a la mayor parte de la cartera de préstamos hipotecarios del BBVA».

PUBLICIDAD

En la Audiencia Nacional, en la pieza separada número 9 del ‘caso Tándem’, se investiga si el encargo tuvo una remuneración mayor y se disfrazó consignando un concepto diferente en las facturas, ya que el mismo año consta un segundo pago por la misma cuantía que según el libro de cuentas de Cenyt respondería a servicios «de vigilancia y protección de personal de alta dirección de BBVA e instalaciones. Identificación y evaluación de la amenaza yihadista al Grupo BBVA», así como otros dos por importe de 30.000 euros que se reseñan como segundo y tercer pago de un contrato de 2014, publica Europa Press.

Pineda informa que «también se investiga el pago de una factura de dos millones que coincide con el expediente de expulsión de Ausbanc del Registro de Consumidores con el objetivo de que perdiese su legitimación profesal en la demanda por la ilegalización de la cláusula suelo».

PUBLICIDAD

En esta pieza se investigan las actividades presuntamente ilícitas del excomisario José Manuel Villarejo, quien habría estado desempeñando diversas tareas para el BBVA durante más de una década y facturando a cambio una cantidad que ronda los 10 millones de euros.

El magistrado instructor de Tándem, Manuel García Castellónimputó en julio al BBVA como persona jurídica por los presuntos delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios por unos supuestos encargos que van desde supuestas tareas de espionaje para frustrar la entrada en el banco de la constructora Sacyr, hasta frenar la supuesta extorsión de una asociación de consumidores, pasando por analizar la situación de morosos como Martinsa o Prasa.

Las supuestas actividades ilícitas se iniciaron en 2004 y se prolongaron hasta 2017.

Según la Fiscalía Anticorrupción, que solicitó la imputación del banco, el BBVA dirigido por Francisco González contrató al entramado empresarial de Villarejo para el desarrollo de servicios de inteligencia, «de naturaleza patrimonial y carácter ilícito», además de seguimientos personales y acceso a comunicaciones o documentación bancaria que, a su entender, supusieron «múltiples» vulneraciones de derechos fundamentales de varias personas.

El BBVA ya ha declarado dos veces ante García Castellón, los pasados 20 y 29 de noviembre, y su responsable de servicios jurídicos, Adolfo Fraguas, está citado para el próximo 11 de diciembre para completar el interrogatorio.

PUBLICIDAD

PINEDA SE PERSONÓ COMO ACUSACIÓN PARTICULAR

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, se personó como acusación particular en esta pieza, en su «calidad reconocida por la Fiscalía de denunciante, víctima y perjudicado de los encargos que Villarejo habría realizado para la entidad financiera, que habría encomendado en 2010 al excomisario que acabase con Ausbanc», según ha señalado.

Pineda entiende que «habría sido el entramado BBVA-Villarejo quien confeccionó la denuncia anónima que recibió el 2 de febrero de 2015 la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional» y que desencadenó un año después en la ‘operación Nelson’ por la que él y el líder del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernad, acabaron detenidos por presunto chantaje.

La denuncia exponía que Ausbanc no era una asociación de consumidores, sino que buscaba el lucro de sus administradores y que presionaban a diversas entidades financieras para que efectuasen «cuantiosas aportaciones económicas encubiertas».

La Fiscalía abrió la causa el 24 de febrero de 2016, y en abril de ese año Pineda fue detenido y enviado a prisión provisional, investigado por presuntamente liderar una red de extorsión contra empresas, entidades bancarias y asociaciones a cambio de no hacerles publicidad negativa.

El Ministerio Público pide para él 118 años y cinco meses de cárcel.

PINEDA SE QUERELLÓ EN JULIO CONTRA VILLAREJO, EL BBVA, FRANCISCO GONZÁLEZ Y JULIO CORROCHANO

Luis Pineda se querelló el pasado 8 de julio contra el excomisario José Manuel Villarejo, el BBVA, el expresidente del BBVA Francisco González, contra Julio Corrochano, exjefe de seguridad de esta entidad bancaria, y contra el inspector retirado de la Policía Nacional Antonio Bonilla.

Los acusa de los supuestos delitos de organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales, falsedad documental, así como todos los demás delitos que pudieran aparecer durante el transcurso de la investigación.

Un día después de que el bufete Durán & Durán Abogados interpusiera esta querella ante el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, el BBVA retiró la acusación contra Ausbanc en la causa que se sigue contra esta entidad.

Miguel Durán Campos, socio-director del bufete Durán & Durán Abogados, considera que la retirada de la acusación por parte del BBVA en la causa que se sigue contra Ausbanc «es una consecuencia lógica de la querella que presentó contra el banco».

«Es normal que la actual cúpula de la entidad financiera desee tomarle el máximo de distancia a las presuntas grandes irregularidades que habría protagonizado la anterior presidencia y su equipo», señaló entonces a Confilegal.

El juicio está señalado para el próximo 29 de enero.

«El hecho de que estén imputados en Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional numerosos directivos del BBVA relacionados con los servicios jurídicos, la cartera hipoteria y su comercialización aclara que la cláusula suelo es el tema principal de la investigación», manifiesta Luis Pineda.

PINEDA: ‘LA MOTIVACIÓN REAL DEL BBVA ERA QUE AUSBANC NO CONSIGUIESE ILEGALIZAR LA CLÁUSULA SUELO Y LO ENCUBRIERON CON UNA PRETENDIDA EXTORSIÓN POR PUBLICIDAD’

Pineda afirma que «la motivación real del BBVA era que Ausbanc no consiguiese ilegalizar la cláusula suelo y lo encubrieron con una pretendida extorsión por publicidad».

«Cuando el BBVA dice que le extorsionaron para conseguir publicidad, en realidad lo que hace es ocultar el motivo real, que es un motivo criminal. Me exigían que dejase de defensar la abusiva cláusula suelo, nada que ver con la publicidad», recalca.

Además, señala que «el exdirector de comunicación de la entidad, Javier Ayuso, ha declarado que lo que él hace cuando llega al BBVA es subirme el convenio año tras año, hasta que de repente un año me dice que me lo deja en la mitad y que para controlarte más me lo paga por semestres».

«¿Por qué? Porque Eduardo Arbizu, quien hasta el pasado julio ostentaba el cargo de responsable de Regulación y Control Interno del BBVA, le dijo a Ayuso «no des nada a Ausbanc y atacales por su campaña de la ilegalización de la cláusula suelo que afecta a nuestra cartera hipotecaria que es el activo más importante de este banco», agrega Pineda.

Informa que Ayuso se reunió con él y se lo transmitió.

«Me dijo que o dejaba de hablar y escribir sobre la cláusula suelo y de poner demandas «o te lo quito todo y te monto una campaña». Yo intenté razonar con él y me respondió que como primer aviso me lo bajaba a la mitad y para controlarme, me pagaría por semestres. No cedí y entonces al año siguiente él dejó de contratar con nosotros y se inició la campaña contra Ausbanc con dossieres ilegales, criminales, como el informe Austria o el informe Cenyt, y empezaron a contaminar a los medios de comunicación, porque primero fue una batalla en los medios», relata Pineda.

Añade que «por otro lado, el BBVA presentó una denuncia ante el Ministerio de Sanidad y Consumo, que se archivó inmediatamente, y comenzó el control hacia Ausbanc por parte del Ministerio de Consumo con Ignacio Moliner como director de comunicación y su cuñada Pilar Farjas como secretaria general del Ministerio».